Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

BM anuncia un paquete de hasta USD 12 000 millones para respaldar de forma inmediata la respuesta de los países ante la COVID-19

CIUDAD DE WASHINGTON, 3 de marzo de 2020. En un momento en que la COVID-19 afecta a más de 60 países, el Grupo Banco Mundial ofrece un paquete inicial de hasta USD 12 000 millones de apoyo inmediato para ayudar a los países que deben hacer frente a los impactos sanitarios y económicos de este brote mundial. El financiamiento tiene como objetivo ayudar a los países miembros a tomar medidas efectivas, y cuando sea posible, disminuir los trágicos impactos que representa la COVID-19 (enfermedad por coronavirus).

A través de este nuevo paquete acelerado, el Grupo Banco Mundial ayudará a los países en desarrollo a fortalecer sus sistemas de salud, lo que incluye ampliar el acceso a los servicios sanitarios para proteger a la población de la epidemia, mejorar la vigilancia de las enfermedades, impulsar medidas de salud pública y trabajar con el sector privado a fin de reducir el impacto sobre las economías. Este paquete de financiamiento, con fondos aportados por la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Corporación Financiera Internacional (IFC), estará coordinado a nivel global para brindar apoyo a las respuestas de los países.

Con este paquete de apoyo se ofrecerán por vía acelerada recursos iniciales para hacer frente a la crisis por un valor de hasta USD 12 000 millones, de los cuales USD 8000 millones corresponden a financiamiento nuevo. Esto incluye hasta USD 2700 millones en nuevo financiamiento del BIRF; USD 1300 millones de la AIF, que se complementarán con la reasignación de USD 2000 millones de la cartera actual del Banco, y USD 6000 millones de IFC, que incluyen USD 2000 millones de líneas existentes de financiamiento del comercio. También incluirá asesoramiento en materia de políticas y asistencia técnica, basados en conocimientos especializados del ámbito internacional y conocimientos de nivel nacional.

“Estamos trabajando para proporcionar una respuesta rápida y flexible basada en las necesidades de los países en desarrollo para hacer frente a la propagación de la COVID-19”, señaló David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. “Esto incluye financiamiento para casos de emergencia, asesoramiento en materia de políticas y asistencia técnica, que se basan en los instrumentos y la experiencia existentes del Grupo Banco Mundial para ayudar a los países a responder ante las crisis”.

El paquete financiero ofrecerá donaciones y préstamos de bajo interés de la AIF a los países de ingreso bajo y préstamos del BIRF los países de ingreso mediano, y se utilizarán todos los instrumentos operacionales del Banco con un procesamiento acelerado. IFC, la entidad del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado, proporcionará a sus clientes el apoyo necesario para que continúen funcionando y sostengan el empleo.

El apoyo del Banco Mundial abarcará una amplia gama de medidas dirigidas a consolidar los servicios de salud y la atención médica primaria, mejorar el seguimiento y la elaboración de informes de las enfermedades, brindar capacitación a los trabajadores sanitarios que están en contacto directo con los pacientes, incentivar la participación de la comunidad para mantener la confianza del público, y ampliar el acceso de los pacientes más pobres a los tratamientos. El Banco también proporcionará asesoramiento técnico y normativo para garantizar que los países puedan acceder a conocimientos especializados del ámbito internacional.

IFC trabajará con los clientes de los bancos comerciales para ampliar las líneas de capital de trabajo y de financiamiento del comercio. IFC también apoyará directamente a sus clientes corporativos, poniendo énfasis en sectores estratégicos, incluidos el equipamiento médico y los productos farmacéuticos, para mantener las cadenas de suministro y reducir los riesgos de deterioro de la situación. En estas iniciativas se sacará provecho de las enseñanzas derivadas de episodios anteriores similares, con el objetivo de minimizar el impacto económico y social negativo de la COVID-19 en todo el mundo.

Los países presentan distintos niveles de riesgo y vulnerabilidad ante la COVID-19, por los que requerirán distintos grados de apoyo. En el respaldo del Grupo Banco Mundial se dará prioridad a los países más pobres y a los que muestren un riesgo elevado y escasa capacidad. A medida que la propagación de la COVID-19 y su impacto continúen modificándose, el Grupo Banco Mundial adaptará su enfoque y los recursos que proporciona según sea necesario.

El Grupo Banco Mundial está trabajando activamente con diversas instituciones internacionales y autoridades nacionales para ayudar a coordinar la respuesta mundial.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*