Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

China crea su propio “sol y luna” artificial

China crea su propio sol de propulsión nuclear que es 7 veces más caliente que el real. Mientras que la temperatura del llamado Astro Rey alcanza en su núcleo unos 15 millones de grados centígrados, el análogo artificial chino ‘arde’ a 100 millones de grados

El objetivo de este ‘sol artificial’ es estudiar la fusión nuclear para poder utilizarla algún día como fuente de energía alternativa. A diferencia de la energía nuclear de fisión, que deja desechos tóxicos, la energía obtenida de la fusión nuclear podría ser limpia.

El ‘sol artificial’ no es el único invento de los chinos en ese campo. En octubre se dio a conocer que la ciudad de Chengdu, situada en la provincia de Sichuan, elaboró un ambicioso plan para lanzar en 2020 al espacio una ‘luna artificial’ que iluminará sus calles por la noche y reemplazará las farolas.

Durante el pasado mes de noviembre 2019, investigadores del Instituto de Ciencia Física Hefei, de la Academia China de Ciencias (CASHIPS), anunciaron el inicio de una historia que podría terminar con un futuro en el que la obtención ilimitada de energía limpia esté fácilmente al alcance de las manos humanas.

Asi mismo, China planea también lanzar su propia “luna artificial” hacia 2020 para reemplazar la iluminación urbana y reducir los costes de electricidad en las ciudades, publica este viernes la prensa estatal. Chengdu, una ciudad de la provincia de Sichuan (sudoeste), está desarrollando unos “satélites brillantes” que iluminarán junto a la luna real, pero serán ocho veces más luminosos, según informa el China Daily. La primera ‘luna’ hecha por el hombre será lanzada desde el Centro de lanzamiento de satélites Xichang en Sichuan, indicó Wu Chunfeng, jefe de la organización responsable del proyecto, la Tian Fu New Area Science Society. Si el primer lanzamiento tiene éxito, se lanzarán otras tres en 2022, agregó.

El primer lanzamiento tendrá carácter experimental, pero los satélites lanzados en 2022 “serán reales” y tendrán “un gran potencial cívico y comercial”, explicó Wu en una entrevista con el China Daily.

Al reflejar la luz del sol, los satélites pueden reemplazar la iluminación urbana en ciudades o zonas urbanas, ahorrando unos 1.200 millones de yuanes anuales (170 millones de dólares) en electricidad en la ciudad de Chengdu, cuando la luna artificial ilumine un área de 50 km2, precisó el responsable.

La fuente de luz extraterrestre puede también ayudar en labores de rescate en zonas que han padecido desastres y sufren cortes del suministro eléctrico.

En el Caso del “Sol Artificial, se trataba de reactor de Superconducción de Tokamak (EAST), una especie de “Sol artificial”, capaz de reproducir el proceso de fusión nuclear del astro rey para obtener energía. Ahora, estos mismos científicos han comunicado que aquel dispositivo, que en sus primeras pruebas llegó a alcanzar los 100 millones de grados Celsius, tiene ya una fecha aproximada de lanzamiento, que tendrá lugar a lo largo de 2020. El pasado domingo, el funcionario de la Corporación Nuclear Nacional de China Duan Xuru anunció durante la sesión anual de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino que la construcción del reactor, al que han bautizado como HL-2M Tokamak, finalizará durante este año. Aunque no hay fecha exacta, parece ser que ya en 2019 terminará de construirse el reactor. Solo un año después, se planea también poner en marcha la Luna artificial con la que los chinos pretenden iluminar sus calles. Este último propósito puede ser muy peligroso, por todo lo que implica en lo concerniente a la contaminación lumínica. Sin embargo, la generación del Sol artificial sí que podría ser una gran noticia para la humanidad. Al menos estos no pretenden colocarlo en el cielo. Allí, será mejor que los astros se queden como están.

En este dispositivo el plasma alcanza temperaturas siete veces mayores que las del Sol. La fusión nuclear es un proceso mediante el cual los núcleos de varios átomos se unen, formando un núcleo más pesado, en un proceso en el que se libera o se absorbe una gran cantidad energía, en función de la masa de los núcleos. Si son más ligeros que el hierro, se desprenderá, mientras que, si son más pesados, se absorberá. Este es un fenómeno que se da en el interior de estrellas como el Sol, en el que se fusionan los núcleos de átomos de hidrógeno para generar energía. Además, durante el proceso se produce lo que se conoce como un “calentamiento del plasma”, que será mayor cuanto más alta sea la cantidad de energía generada.

Al contrario que la fisión nuclear, empleada en muchas plantas de obtención de energía, se trata de un proceso limpio, en el que no se generan residuos tóxicos, de ahí que el objetivo sea sustituir una por la otra, para evitar daños colaterales. Por eso, científicos chinos llevan años tratando de imitar este procedimiento en un “Sol artificial”, capaz de obtener aún más energía que el real. De hecho, según los datos comunicados en noviembre, el primer prototipo había logrado alcanzar temperaturas plasmáticas de 100 millones de grados centígrados, lo que supone siete veces más que el propio Sol, que solo llega hasta los 15 millones.

AEV/Fuente/VARIOS


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*