Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Contracción histórica: Economía mexicana sucumbe el 53.1% en 2ndo trimestre 2020

La economía de México sucumbió en el segundo trimestre del año, como muchos anticiparon, al registrar una caída anualizada de 53.1% contra el primer trimestre del año por las medidas que adoptaron las autoridades de parálisis para mitigar la propagación de la enfermedad covid-19, que surgió a finales del año pasado en China.

Nunca antes la economía mexicana había registrado un descenso trimestral tan pronunciado como el estimado para el periodo abril-junio por parte el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la entidad encargada de recabar la información económica y social de México.

El desplome histórico del PIB mexicano “es probable que sea uno de los más profundos de las caídas pico a valle en el mundo emergente”, dijo la consultora británica Capital Economics, en un reporte sobre el desempeño económico del país en ese lapso.

Claro que la economía mexicana no fue la única que registró un desplome en el segundo trimestre. La gran mayoría de las economías del continente americano, que comenzaron a enfrentar la pandemia de covid-19 a partir de marzo, están registrando también contracciones inusitadas en el periodo abril-junio.

Tan sólo la mayor economía del mundo, la estadounidense, que es el destino de cerca de 80% de todas las exportaciones mexicana y que la convierte en la principal socia comercial de México, sufrió un desplome de 32.9% en el segundo trimestre contra el primero en tasa anualizada, o la peor contracción en su historia.

En el caso de la caída de la economía mexicana, ésta se dio además en un mal momento, ya que el país venía registrando una desaceleración económica incluso antes de la llegada del nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Desde el segundo trimestre de hace un año, la evolución del PIB venía registrando un deterioro con contracciones trimestre a trimestre, aunque nada ni remotamente cercano a la caída de 17.3% del periodo abril-junio contra el periodo enero-marzo en cifras ajustadas por estacionalidad sin anualizar.

Claro que la contracción económica tampoco fue totalmente sorpresiva. Los economistas consultados por Banco de México anticiparon, de hecho, con bastante precisión el desplome trimestral del PIB, al estimar una caída promedio de 17.9% para el segundo trimestre contra el primero, en cifras ajustadas.

Al evaluar el desempeño de la economía por tipo de actividad, Inegi reportó que el sector industrial registró la mayor afectación, con una caída trimestral anualizada histórica de 65.9%. En tanto, las actividades primarias, o agrícolas, y ganaderas, principalmente, bajaron 9.6%, mientras que las terciarias, o los servicios, disminuyeron 46.7%, todas en su serie desestacionalizada contra el primer trimestre del año.

En su comparación anual y en cifras sin ajuste estacional, la economía del país registró una contracción de 18.9% en el periodo abril-junio contra el mismo lapso de 2019. En este caso, el PIB tuvo su cuarta contracción seguida en cifras originales, pero también la mayor reducción desde que existen estos registros.

El desempeño anual del PIB de México del segundo trimestre también quedó en sintonía con las expectativas que tenían los economistas encuestados por Infosel, quienes esperaban un retroceso de 18.6% año contra año, en cifras sin ajuste estacional.

Han pasado meses desde que los primeros sobrevivientes de covid-19 se recuperaron de la enfermedad. Pero algunos aún informan efectos secundarios persistentes. La enfermedad, al parecer, puede causar daños duraderos, incluso en casos que no resultaron críticos. Lo mismo puede decirse del impacto de la pandemia en las economías, especialmente en el mundo en desarrollo. Algunos peligros agudos parecen estar retrocediendo. Pero surgen problemas crónicos. Lo que no mata a estas economías aún puede dejarlas más débiles.

Hace unos meses, el shock del coronavirus parecía financieramente letal. Pero los bonos, monedas y acciones de los mercados emergentes se han recuperado fuertemente desde que se profundizaron dramáticamente en marzo, gracias a un esfuerzo decidido de la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, para aliviar el estrés financiero en el país aliviando la escasez de dólares. en todo el mundo.

 

AEV/El Economista.mx


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*