Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

¿De dónde vino el coronavirus?

¿De dónde vino el coronavirus? ¿Cuánto dura en las superficies?  Respuestas de científicos especializados. Hasta hoy al menos hay 47 proyectos en curso a nivel mundial centrados en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus

Ha sido un tema candente durante meses, pero el coronavirus COVID-19 todavía plantea muchas preguntas. Los científicos están tratando de responder a la mayor cantidad posible, y esto es lo que han encontrado hasta ahora.

¿De dónde vino el SARS-CoV-2?

Se cree que el virus se originó en los murciélagos. Pero esto, junto con otras teorías sobre si pasó o no a través de otro animal antes de infectar a los humanos, aún no se ha confirmado. Lo que es seguro es que el SARS-CoV-2 es una enfermedad zoonótica, es decir, un virus transmitido de animales a humanos. Mientras está en el animal, el virus pasa por una serie de mutaciones genéticas que le permiten infectar y multiplicarse dentro de los humanos.

A principios de febrero, la revista Nature publicó un estudio según el cual el nuevo coronavirus es 96 por ciento idéntico, a nivel de genoma completo, a un coronavirus de murciélago. A diferencia de lo que sugieren algunos teóricos de la conspiración, los investigadores descartan que el virus sea un producto de laboratorio artificial. Hay pruebas contundentes de que el SARS-CoV-2 dio el salto de animal a humano por primera vez en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, en el centro de China.

¿Es necesariamente letal el COVID-19?

Esta pregunta no se puede responder con un simple “sí” o “no”, al igual que la muerte por gripe o un accidente automovilístico no se pueden predecir con certeza. Solo podemos hablar de probabilidades. El matemático y epidemiólogo Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, calcula que la tasa de víctimas del virus es de entre 0,5 y 2%, es decir, una o dos personas mueren por cada 100 personas infectadas.

¿Cuánto tiempo puede sobrevivir el virus en el aire o en la superficie?

Los coronavirus causan enfermedades respiratorias. El virus se transmite principalmente a través de gotitas que se liberan al aire al toser o estornudar. Según el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BfR) de Alemania, las pruebas de laboratorio iniciales muestran que el nuevo SARS-CoV-2 puede permanecer infeccioso “después de una fuerte contaminación” durante hasta tres horas en el aire, hasta cuatro horas en superficies de cobre, hasta 24 horas en cartón y hasta dos o tres días en acero inoxidable y plástico.

Pero la buena noticia es que el virus necesita un huésped vivo para sobrevivir. Sin un huésped vivo, el virus finalmente desaparece porque no puede copiarse a sí mismo. Entonces, si bien puede sobrevivir en algunas superficies durante horas e incluso días, con el tiempo se vuelve menos infeccioso porque, sin poder replicarse, el virus se descompone con el tiempo.

Además, tales estudios han examinado la supervivencia del virus en condiciones ideales de laboratorio, sin tener en cuenta los factores externos, por ejemplo, los cambios de temperatura y la luz solar, que podrían afectar la estabilidad del virus.

¿Cómo puedo protegerme mejor?

Toser y estornudar en el codo, lavarse las manos regularmente y a fondo, mantener la distancia física de otras personas y distanciarse socialmente: así es como todos pueden no solo protegerse a sí mismos, sino ayudar a frenar la propagación del virus.

A medida que el virus se propaga exponencialmente, estas medidas también son necesarias para evitar paralizar por completo los sistemas de salud de los países. Lothar Wieler, presidente del Instituto Robert Koch de Alemania, insta a que se observen sin falta las medidas de precaución. De lo contrario, podemos esperar 10 millones más de infecciones solo en Alemania en dos o tres meses.

¿Por qué no hay una vacuna todavía?

Normalmente lleva años desarrollar una vacuna efectiva y segura. Según la Asociación Alemana de Empresas Farmacéuticas, hay al menos 47 proyectos en curso a nivel mundial centrados en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Uno de los líderes en esta área es la empresa alemana CureVac.

El Centro Alemán de Investigación de Infecciones (DZIF) es otro instituto que investiga una vacuna contra el coronavirus. Los científicos del DZIF utilizan “componentes básicos” preexistentes de vacunas formuladas previamente para trabajar en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Aunque los científicos están trabajando bajo alta presión, no es posible lanzar una vacuna en el mercado este año. Los estudios clínicos, que son cruciales para la aprobación, toman tiempo.

Paralelamente al desarrollo de la vacuna, algunos investigadores están trabajando en el desarrollo de una “inmunización pasiva” con anticuerpos derivados del suero sanguíneo. Estos provienen de personas que han sobrevivido a una infección por SARS-CoV-2 y, por lo tanto, tienen anticuerpos en la sangre que pueden combatir el virus.

Se llama inmunización pasiva, porque el cuerpo receptor no ha producido activamente ningún anticuerpo por sí mismo. Y como resultado, los anticuerpos que “toma prestados” proporcionarán protección o ayuda para combatir una infección, pero solo por un corto período de tiempo. Solo una vacuna tradicional proporcionará protección a largo plazo contra el coronavirus.

Los coronavirus conocidos hasta ahora permanecen infecciosos en superficies, como las manijas de las puertas, durante un promedio de cuatro a cinco días, y se propagan a través del contacto físico. Aunque el SARS-CoV-2 es nuevo y, por lo tanto, en gran medida desconocido, los expertos creen que muchos de los resultados de las investigaciones se pueden inferir a partir de los coronavirus conocidos.

¿Es dañino el uso de ibuprofeno mientras se está infectado con coronavirus?

Ha habido mucha confusión en torno a esta pregunta. Un estudio publicado en Lancet Respiratory Medicine el 11 de marzo de 2020, sugirió que las personas infectadas con SARS-CoV-2 que estaban tomando ibuprofeno, mientras también tomaban un tipo de medicamento típicamente recetado para la diabetes, pueden ver acentuados los efectos del coronavirus.

Según su estudio, el ibuprofeno y las tiazolidinedionas, una clase de medicamento utilizado para tratar la diabetes tipo 2, pueden regular al alza el receptor ACE2, que permite que los virus del SARS ingresen a las células. Pero esta teoría aún no ha sido confirmada.

Pera mayor confusión, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó inicialmente una advertencia oficial contra los pacientes con coronavirus que toman ibuprofeno. Para estar seguros, el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier, dijo que los pacientes con SARS-CoV-2 no deben tomar ibuprofeno sin consejo médico, y en su lugar recomendó usar paracetamol. Sin embargo, dos días después, la OMS se retractó de esa advertencia, y su postura más reciente no aconseja contra pacientes infectados que usan ibuprofeno.

¿Puede mi mascota estar infectada con coronavirus?

Sí. Es por eso que la Oficina Federal Suiza de Seguridad Alimentaria y Veterinaria (BLV) aconseja a los dueños de mascotas que están en cuarentena, que eviten el contacto excesivo con sus animales domésticos. Pero hasta donde se entiende, los perros y los gatos no muestran ningún síntoma de infección, no se sienten mal. Esto hace que sea aún más difícil evaluar el riesgo.

Según el BfR, un animal infectado teóricamente puede propagar el virus aún más a través del aire que respira y sus excretas. Después de todo, el SARS-CoV-2 se originó en el reino animal.

Estoy embarazada. ¿El coronavirus es peligroso para mí o para mi bebé?

Según lo que los científicos saben hasta ahora, los niños no son un grupo de alto riesgo para el coronavirus. Eso significa que los niños infectados con coronavirus generalmente tienen un curso leve de la enfermedad. Hay informes de casos individuales de recién nacidos en los que se ha detectado SARS-CoV-2. Sin embargo, no está claro si la transmisión ocurrió durante el embarazo, durante el parto o después del parto.

Según la OMS y el Centro Federal de Educación para la Salud de Alemania (BZgA), las mujeres embarazadas no parecen tener un mayor riesgo de contraer la enfermedad. Sin embargo, las futuras madres deben tener especial precaución: debido a la falta de evidencia concluyente en torno a esta pregunta, esta información no constituye una garantía de inmunidad.

AEF/(ea/few)


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*