Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Donald Trump declara oficialmente “emergencia nacional” a la pandemia del coronavirus

El presidente Donald Trump anunció este viernes en un comunicado desde la Casa Blanca que Estados Unidos se declaraba oficialmente en emergencia nacional debido a la pandemia del coronavirus que ya.

La medida permitirá desbloquear hasta $50 mil millones de dólares en fondos federales para ayudar a los estados y localidades de EEUU a combatir la enfermedad.

“Para dar rienda suelta al poder del Gobierno federal, hoy declaro una emergencia nacional”, dijo Trump durante la rueda de prensa en la rosaleda de la Casa Blanca.

El presidente dijo que habrá medio millón de tests listos para la semana que viene. Áreas especiales -como aparcamientos de Walmart y otros comercios- se habilitarán para hacer las pruebas. Además, se eliminarán restricciones que retrasan que los servicios sanitarios prestar atención, entre ellos la habilitación de más camas en los hospitales y añadir médicos.

La declaración de emergencia nacional, anunciada justo media hora antes del cierre de Wall Street, generó una fuerte subida en las Bolsas.

Trump recordó las medidas tomadas restringiendo los viajes desde China y Corea del Sur lo que, según el presidente, fue clave para frenar la epidemia en un primer momento. Añadió que a partir de esta noche una medida similar entra en vigor para quienes hayan estado en Europa en los últimos 14 días. El Reino Unido, que en un primer anuncio fue excluido de esta prohibición, podría añadirse a la lista de países tras un aumento de casos en los últimos días, comentó Trump.

Trump también anunció una alianza con el sector privado para aumentar la disponibilidad de las pruebas médicas para detectar el coronavirus, cuya escasez en todo el país ha sido una de las mayores fuentes de críticas a la respuesta de la Casa Blanca.

El presidente calculó que Estados Unidos tendrá “1,4 millones de tests disponibles la semana que viene y 5 millones en el plazo de un mes”, aunque dudó de que tantas pruebas puedan ser “necesarias”.

Anunció que Google “está ayudando a desarrollar una página web” oficial en la que los estadounidenses “podrán tomar la decisión de si deben hacerse un test”, y si se da la circunstancia, dirigirles hacia el “lugar adecuado” para hacérselo.

También aseguró que está trabajando para “que haya pruebas que se pueden hacer desde el automóvil disponibles en lugares con un impacto crítico” del coronavirus, una medida que ya se ha implementado en Corea del Sur.

Sin embargo, insistió en que no quiere que “todo el mundo se haga el test”, por considerarlo algo “totalmente innecesario”, ya que, dijo, “esto es algo que pasará”.

“Las próximas ocho semanas serán cruciales”, subrayó el mandatario.

Por otra parte, anunció que para controlar el precio del petróleo ha pedido al secretario de Energía de EEUU, Dan Brouillette, que “compre grandes cantidades de petróleo crudo para la Reserva Estratégica” del país.

“Vamos a llenarla hasta arriba”, afirmó Trump.

Explicó, asimismo, que para ayudar a los estudiantes universitarios, ha eliminado temporalmente el interés en todos los préstamos estudiantiles que dependen del Gobierno federal.

Y agregó que ha ordenado dar más flexibilidad al secretario de Salud, Alex Azar, para modificar algunas reglas en cuanto a las aplicaciones de salud a distancia y para dar la “máxima flexibilidad” a los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes con coronavirus.

A continuación, un grupo de altos ejecutivos de empresas como Walmart, Target, CVS, Labcorp y más tomaron la palabra para explicar acciones de sus empresas en la lucha contra el coronavirus.

Finalmente, el vicepresidente Mike Pence alabó las medidas tomadas por Trump y recordó las recomendaciones básicas, como lavarse las manos con regularidad.

“Lávense las manos, tengan sentido común y cuiden de los más vulnerables”, dijo Pence.

“Juntos pondremos la salud de América primero”, concluyó el vicepresidente.

Trump tomó la palabra de nuevo al final de la conferencia de prensa para reafirmar que la situación podría empeorar, pero que se estaba aprendiendo mucho y se superaría: “Ninguna nación está más preparada para enfrentar esta crisis”, dijo antes de abrir la presentación a preguntas de la prensa.

Con información de EFE


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*