Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

El Gobierno y empresarios de el Salvador acuerdan medidas para reactivar la economía

Plantean créditos con bajas tasas de interés. Esta y otras propuestas tendrán que presentarse a la Asamblea para su aprobación. El gobierno ha pedido $1,000 millones más en deuda para la reactivación económica.

Representantes del Gobierno y de la empresa privada informaron sobre la creación de un plan que ayudará al sector empresarial para que puedan solventar sus necesidades y reactivar la economía, en el marco de la emergencia.

Entre los anuncios que hicieron está la habilitación de créditos con bajas tasas de interés para la micro, pequeña y gran empresa que han sido afectadas por la pandemia, señaló el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes.

Los micro y pequeños empresarios contribuyentes también podrán presentar la declaración de la renta hasta el 30 de junio.

El plan de reactivación contempla otro beneficio que es la creación de un fideicomiso, el cual será administrado por el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal), que irá dirigido al sector informal y formal, que incluye $360 millones en créditos.

También habrá un destino de $140 millones para un subsidio a empleados de las Mypimes, donde el Gobierno se ha comprometido a cubrir al menos un 50 % de los salarios.

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Luis Cardenal, sostuvo que han trabajado, durante tres semanas, junto al Gobierno en la elaboración del plan que permitirá darle protección a la población y viabilidad al sector empresarial.

Dentro de ese plan 1.7 millones de familias serán beneficiadas durante la crisis, con un paquete alimentario mensual que implica un desembolso de $50 millones mensuales, dijeron funcionarios.

“Vamos a estimular la producción local y el consumo de nuestros productos, de nuestra agricultura, es una medida sensata y coherente para reactivar nuestra economía, generar recursos y avanzar todos los sectores”, dijo Luis Cardenal.

El secretario privado de la presidencia, Ernesto Castro, señaló que el plan irá a la Asamblea Legislativa y esperan que los diputados lo evalúen con sus fracciones parlamentarias. “Esperamos lograr la aprobación y estar listos”, indicó.

Mientras que el ministro de Hacienda dijo que han trabajado con organismos internacionales y con inversionistas para financiar la implementación de este plan, el cual se financiaría por unos $1,000 millones. “Esto va servir para que la economía nacional continúe caminando”, sostuvo.

De los $1,000 millones, $460 millones serán destinados a un crédito para los empresarios, el cual será devuelto a Hacienda y generará un efecto importante en la economía del país, luego de la emergencia, explicó Cardenal. La Asamblea ha avalado al Gobierno la gestión de $2,000 millones para la atención de la emergencia, a esto se suma la solicitud de los $1,000 millones para la reactivación económica, que tendrá que ser aprobada por los legisladores.

Por otra parte, Fuentes señaló que “se está proponiendo una reforma al decreto 608, para que los recursos que se están dando a los gobiernos locales se utilicen para obligaciones financieras y compromisos y programas de infraestructura”.

Estas son las medidas acordadas:

1. Solicitud para financiar un bono solidario para garantizar ingresos para los trabajadores de las micro, pequeñas y medianas empresas formales que han cesado operaciones y para las que han sido afectadas por la pandemia.

2. Medidas de salvataje para las empresas, en especial a las micro, pequeñas y medianas empresas, a través de la creación de un crédito a tasas de interés del 3%, plazos de 10 años y un período de gracia de un año.

3. Medidas fiscales que no implican ningún perdón de impuestos, sino solo su pago en fecha posterior, que otorga liquidez a la economía.

4. Medidas laborales facilitan acuerdos entre trabajadores y empleadores para el goce de las vacaciones y reafirman el marco laboral vigente.

5. Compra de bienes y servicios con preferencia a las empresas nacionales y locales.

6. Financiamiento para que las municipalidades y el gobierno central puedan adquirir bienes y servicios, especialmente relacionados con el manejo de la pandemia del COVID-19 al mismo tiempo que cumplen con las obligaciones con sus proveedores.

Tres puntos clave de la Ley de Protección al Empleo

1. Medidas tributarias temporales:

1. Las empresas podrán pagar el Impuesto sobre la Renta (ISR) correspondiente al 2019, a partir del 30 de junio 2020, con una prima del 10% y 6 cuotas iguales sin intereses entre julio y diciembre de 2020. Para grandes contribuyentes será prima de 30% y 4 cuotas.2. Las empresas estarán exentas de cancelar el anticipo por el pago a cuenta de los meses de abril a junio 2020, pero deberán liquidarlo en la declaración del ISR que será presentada a inicios de 2021.

2. Bono solidario para empleados de mipymes formales:

1. Los empleados de las mipymes afectadas por la pandemia podrán recibir un bono solidario para cubrir sus necesidades familiares.

2. Las mipymes registradas como patronos en el ISSS deberán inscribirse en Bandesal y podrán recibir hasta el 50% del monto de su nómina mensual (planilla).3. Las mipymes deberán trasladar el bono solidario a sus empleados en un mázimo de tres días hábiles.

3. Créditos blandos para la reactivación de las empresas:

1. Las empresas afectadas por la pandemia podrán acceder a un crédito a 10 años plazo con tasa de interés máxima del 3% anual y con un año de período de gracia.

2. Las empresas registradas como patronos en el ISSS deberán registrarse como beneficiarios en el Fideicomiso administrado por Bandesal y solicitar un crédito para capital de trabajo.

3. El monto máximo del crédito dependerá de criterios relacionados con el monto del ISR declarado para 2019 o 2018 y del número de empleados en las planillas presentadas al ISSS. Se elegirá el monto que resulte mayor.

AEV/AAL/EL SALVADOR


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*