Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Empresas de El Salvador esperan el “banderillazo de salida” del gobierno: están listas para comenzar a operar y reactivar la economía en el marco del Covid-19

Empresas están listas para comenzar a operar y reactivar la economía, pero la economía perderá más de 80 mil empleos por el COVID-19. Han presentado protocolos con medidas sanitarias para evitar contagios entre sus empleados, entre ellas ofrecen la compra de pruebas de COVID-19. Las empresas solo están esperando el banderillazo de salida que dé el Gobierno para echar a andar sus operaciones y reactivar la economía, sin descuidar la protección y salud de sus empleados.

No obstante, Fusados advierte que cerca de un millón de salvadoreños que trabajan en el sector informal no tienen ingresos para sopesar la recesión provocada por la pandemia. El impacto económico por la pandemia del COVID-19 desplomaría el mercado laboral en El Salvador a niveles no vistos en los últimos 40 años y amenaza con dejar en las filas del desempleo a más de 80,000 personas.

Estimaciones de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) y de la Universidad Francisco Gavidia (UFG) proyectan una pérdida de entre 80,000 y 110,000 empleos durante 2020, el doble del desempleo que ocasionó la crisis financiera de 2009.

Pedro Argumedo, analista de Fusades, explicó que en 2009 la economía salvadoreña decreció -2.1 % y se perdieron 40,000 empleos formales. Si la proyección es que el impacto de la pandemia sea más profundo y la recesión provoque que el Producto Interno Bruto (PIB) cierre el año en -5.4 %, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el mercado laboral también sufriría el doble del impactoen 2020. “En términos prácticos podemos decir que el empleo va a caer en más del doble (…) En un escenario base, nuestro empleo se contraería entre 80,000 y 100,000 empleos formales”, indicó.

De acuerdo con el Análisis Socioeconómico COVID-19 elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Innovación de la UFG, en el peor escenario el número de despidos podría alcanzar los 110,000.

EMPRESARIOS PONEN EN LA MEZA PROTOCOLOS PARA ESPERAR EL BANDERILLAZO

Desde hace más de tres semanas pusieron sobre la mesa del Ejecutivo más de 20 protocolos con medidas sanitarias que, en muchos casos, ya están ejecutando y otras que van a implementar en sus instalaciones para que les permitan reabrir negocios de forma gradual, pero hasta ahora no han tenido respuesta a esas iniciativas.

Además de distanciar a los empleados, que usen mascarillas, guantes y alcohol gel, desinfección diaria de los equipos y maquinarias, la toma de temperatura y que trabajen por grupos en horarios flexibles, entre otras medidas, los empresarios también han propuesto al gobierno la compra de pruebas de COVID-19, con la debida autorización del Ministerio de Salud, para hacerlas a los empleados y así garantizar que el personal trabajando esté libre de contagio del virus.

Así lo confirman Luis Cardenal, presidente de ANEP (Asociación Nacional de la Empresa Privada), Jorge Arriaza, director ejecutivo de la ASI (Asociación Salvadoreña de Industriales) y José Antonio Velásquez, director ejecutivo de Casalco (Cámara Salvadoreña de la Construcción).

Cardenal indicó que han entregado al Ministerio de Trabajo documentos con los protocolos a seguir por cada sector productivo del país y que además hay empresas que han entregado sus protocolos específicos.

“ANEP lo que hizo fue solicitarles a todos los sectores, a todas las industrias y a todas las empresas que les fuera posible que presentaran sus protocolos. Los recogimos y los trasladamos a las autoridades”, explicó.

Relató que llevaron los protocolos a discusión de la comisión donde negociaron las medidas económicas y les dijeron que todavía no iban a abrir los negocios. En esas reuniones las gremiales pidieron que les dijeran cuál es el plan para así prepararse para el momento de reabrir, pero la respuesta que les dieron los voceros del gobierno es que estaban viendo las cifras y el comportamiento de la curva de infecciones. Ante esa respuesta, los empresarios dijeron: “vamos a seguir trabajando para estar listos y ustedes (gobierno) tienen la información para que podamos empezar desde el día uno de forma ordenada”, en referencia a los protocolos.

ANEP, que representa a 50 gremiales y a más de 15,000 empresas, ha estado en la mesa de negociación con el gobierno para acordar medidas que permitan reactivar la economía, la cual ya tiene más de mes y medio de estar paralizada debido a las disposiciones de las autoridades contra la pandemia.

La semana pasada, el gobierno y los empresarios dieron a conocer un plan con varias medidas económicas para la operatividad de los negocios, varias de las cuales van enfocadas a las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas), pero necesitarán de financiamiento que deberá buscar el Ejecutivo y eso llevará su tiempo.

A eso se suma que la asamblea acordó este lunes una nueva prórroga de la cuarentena que abarca hasta el 16 de mayo.

Además: Fiscalía y Policía registran un promedio de 19 homicidios diarios en El Salvador en cuatro días de cuarentena domiciliar

Cardenal contó que en una de las reuniones con el Ministro de Trabajo, Rolando Castro, él dijo que se iba a hacer cargo de ver los protocolos, autorizarlos junto al Ministerio de Salud y tenerlos listos para cuando las empresas puedan comenzar a trabajar de nuevo. “Ese es el arreglo y el entendido en el que estamos. Les hemos dicho: abramos lo más pronto que sea posible, y cuando lo hagamos arranquemos de una sola vez y no ese día comencemos a pedir permisos…”, añadió.

El dirigente de la gremial dijo que hay que ver si el protocolo presentado por cada sector servirá para las empresas que representan o si las autoridades les pedirán uno a cada empresa y si van a ser aprobados individualmente.

El director ejecutivo de Casalco explicó que por la información que conocen el Ministerio de Trabajo elaborará un “protocolo marco” y que luego habrá uno por sector productivo. Esto fue confirmado ayer en el Ministerio de Trabajo.

Fuentes del Ministerio de Trabajo explicaron que “los protocolos de reinicio de operaciones están listos, pero faltan algunos detalles de forma, más que de fondo y dependerá de un par de reuniones más que faltan. No se ha comunicado la versión final porque falta afinar algunos aspectos que tiene que aprobar el ministro”.

Fotografía de las obras en proceso en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO) para la construcción de un hospital temporal, que servirá para atender a personas que padezcan el Covid-19. Foto EDH / Archivo

En el caso del sector construcción, Velásquez dijo que fueron de los primeros en presentar una propuesta con las medidas a tomar antes, durante y al salir de las obras de construcción y que si bien les han avalado el protocolo, no significa que ya tengan una autorización para operar, sino que tienen que esperar a que les digan cuándo. Pero destacó que les preocupan los proyectos de vulnerabilidad que se deben atender pronto debido a las lluvias (ver nota aparte).

Arriaza subrayó que los 21 protocolos que han presentado están amarrados al decreto Ejecutivo 19 (sustituido ayer por el decreto 21) en el cual se autorizan a ciertos sectores a poder operar si son rubros de vital importancia dentro de la emergencia, como el de alimentos y farmacéuticos.

En el caso de los industriales, el dirigente explicó que han presentado protocolos que contienen la desinfección de maquinarias, uso de esclusas para limpieza de indumentaria, además de dar transporte a los empleados para su mayor seguridad, entre otras que ya implementan como el uso de guantes, mascarillas y distanciamiento.

“La otra cosa que estamos viendo es que se permita la compra de pruebas de manera privada, aunque se tengan que registrar con el Ministerio de Salud, para que podamos hacer los exámenes a todos nuestros trabajadores y de esa manera tener controlado dónde está el virus, y si algún trabajador resulta positivo pues también se sabe los nexos que se tienen que observar y darle seguimiento”, afirmó Cardenal y secundó Arriaza.

El dirigente de la ASI también dijo que han propuesto la incorporación gradual del personal, por ejemplo en las empresas en las que está trabajando el 30% del personal que pueda subir al 50%.

Cardenal acotó que la cantidad de empleados que podrían trabajar en una reapertura gradual dependerá del tamaño de cada negocio y pone como ejemplo los supermercados, los cuales permiten el ingreso del público dependiendo del tamaño de las instalaciones y el flujo del público.

“Cada negocio es diferente y por eso se hace una guía general de cuáles son las cosas que se tienen que cumplir y cada negocio aplica según sus circunstancias particulares, de manera que cumpla los propósitos de evitar los contagios lo más posible… pero empezar a trabajar ya y que la gente tenga ingresos y las empresas sigan produciendo, siempre garantizando la salud y la vida de las personas”, apuntó Cardenal.

El presidente de ANEP advirtió que en la medida que las empresas estén cerradas, el problema del desempleo y del hambre se pueden ir agravando, además de que el déficit fiscal puede crecer porque el gobierno no está recibiendo los ingresos previstos o porque el IVA y el impuesto de la renta se pueden venir abajo.

El director ejecutivo de Casalco, José Antonio Velásquez, explicó que a la gremial le preocupa que hay 39 proyectos, la mayoría en San Salvador, que necesitan ser atendidos para evitar daños.

“Hay proyectos que si no se atienden va a haber problemas”, afirmó Velásquez. Previamente, Casalco gestionó con el gobierno que les permitiera realizar obras de mitigación de riesgos en otros 22 proyectos, muchos de los cuales ya fueron atendidos, pero aún hay unos en desarrollo.

Los trabajos fueron permitidos pero bajo estrictos protocolos sanitarios para evitar contagios de coronavirus, mencionó el directivo.

En esta ocasión, los otros proyectos que han identificado también requieren de intervención y están en gestiones con el Ministerio de Obras Públicas (MOP) para que les autoricen hacer los trabajos. Además de San Salvador, hay obras en Santa Ana, en La Libertad, San Juan Opico y Nejapa, detalló Velásquez.

El director ejecutivo de Casalco indicó que las autoridades ya comprobaron que pueden realizar los trabajos cumpliendo los protocolos, por lo que esperan que se les vuelva a permitir hacer las labores de mitigación antes que llegue el invierno.

AEV/ELSALV


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*