Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

En El Salvador el precio de energía eléctrica baja más de 21 % para consumo residencial

El precio de la energía para consumo residencial comenzó a bajar desde octubre pasado. Esta es la tercera reducción en El Salvador. El precio de la energía en El Salvador experimentará una reducción mayor al 21 % entre julio y octubre, indican los pliegos tarifarios publicados este viernes por las empresas distribuidoras de electricidad.

Las nuevas variaciones entraron en vigencia este 15 de julio y se extienden hasta el próximo 14 de octubre. El precio del MW/h llega a sus mínimos históricos.

Los precios de la energía en El Salvador se modifican los 15 de enero, abril, julio y octubre de cada año. Estas variaciones corresponden a los costos de producción de los diferentes generadores de los tres meses antes de la vigencia del cambio y son avaladas por la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget).

El artículo 90 del Reglamento de la Ley General de Electricidad ordena la publicación de las nuevas tarifas a los usuarios finales por cada distribuidora a más tardar el día de entrada en vigencia de dichos precios. Sin embargo, fue hasta este viernes 17 de julio que se difundieron. La Siget tampoco ha publicado las variaciones ni explicado a qué motivos de mercado responde la baja.

En tanto, esta es la tercera ocasión que el precio de la energía experimenta una reducción. Bajó para el cambio de octubre de 2019 y en enero de 2020. Para la variación de abril pasado, la Siget congeló el precio que se mantuvo en el primer trimestre del año como medida ante la crisis del covid-19.

Los pliegos tarifaros contienen el cargo de energía para los usuarios de la grande, mediana y pequeña demanda.

En los usuarios de la pequeña demanda se encuentra el consumo residencial y comprende tres bloques: el primero corresponde a los hogares que utilizan menos de 99 kilovatios/hora (kWh) al mes, el segundo para los que consumen entre 100 y 199 kWh y, el tercero, los que demandan 200 kWh o más.

De esa forma, para los consumidores de la empresa distribuidora de DELSUR el precio de la energía bajará en promedio 21.81 % al pasar de costar $0.1344 el kWh a un nuevo valor de $0.1046. Los consumidores de esta empresa del primer bloque pagarán 21.84 % menos, los del segundo 22.16 % y para el tercer grupo será 22.5 % más barato.

Para los consumidores de CAESS también bajará un 21.60 %. El promedio del kWh quedará en $0.1083, menor al $0.1382 pagado en el anterior trimestre.

Los hogares salvadoreños conectados a CAESS del primer grupo pagarán 21 % menos, del segundo grupo observarán una baja de 21.35 %, mientras que el tercer segmento pagaría 22.46 % más barato.

El precio promedio de la energía para los consumidores de CLESA bajará 22.07 %, en tanto EDESAL tendría una reducción de 20.16 %, EEO de 22.75 % y DEUSEM de 25.5 %.

Generación mensual en El Salvador al 20 de junio pasado. Datos del CNE indican que las tecnologías geotérmica e hidroeléctrica mantuvieron mayor participación.

Los datos de la Unidad de Transacciones (UT), administrador del mercado mayorista, revelan que el precio del megavatio hora (MW/h) sostiene una tendencia hacia la baja desde el cuarto trimestre de 2019 y durante los primeros seis meses de 2020 ha llegado a mínimos históricos.

El precio del MW/h pasó de costar $102.38 en septiembre de 2019 a $85.40 en octubre. Luego, entre noviembre del año pasado y febrero de 2020, se mantuvo entre los $80 y $90, pero a partir de marzo pasado el valor cayó a $75.

Siguió cayendo más para abril, según la UT, el precio del MW/h quedó en $54.31 y $54.44 para mayo. Mientras que en junio pasado se colocó a $61.99. El valor observado el mes pasado se ubica cercano a los niveles del primer semestre de 2016, cuando en febrero de ese año se posicionó a $62.06 el MW/h.

Sin embargo, si se considera el precio de abril y mayo, en ambos meses se observaron valores no vistos desde 2002 cuando en junio de ese año llegó a costar $53.05 el MW/h.

Por su lado, los datos del Consejo Nacional de Energía (CNE), actualizados hasta el 18 de junio pasado, destacan que la energía geotérmica tuvo la mayor participación de la matriz de generación acumulada con un 27.1 %. La hidroeléctrica se colocó en segunda posición con un 22.7 % y el búnker (a base de petróleo) en 21.8 %.

La biomasa, generada en los ingenios azucareros, aportó un 17.9 % y la tecnología fotovoltaica aportó el 9.4 % a la matriz de generación acumulada.

AEV/EL MUNDO


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*