Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

¿Es posible la mutación de Sars-CoV-2 y que evolucione a medida que se adapta a nueva forma de vida?

De acuerdo a estudio y publicación del profesor Edward Feil publicado originalmente en el blog de DPI de la Universidad de Bath sobre la mutación del Sars-CoV-2 describe el siguiente relato analítico:

“ La ciencia médica común afirma que un nuevo patógeno, una vez introducido en una población humana vulnerable sin defensas inmunes, evolucionará con el tiempo para volverse más benigno y vivir en amistad con su huésped.

Desafortunadamente, a pesar de la lógica tranquilizadora, la realidad es a menudo más matizada. ¿Cómo podríamos esperar que el nuevo coronavirus Sars-CoV-2 evolucione a medida que se adapta a su nueva forma de vida, infectando y propagándose entre los humanos?     Sabemos que el genoma viral está mutando, como todos los genomas, pero a un ritmo relativamente lento, alrededor de una mutación cada dos semanas. Esto hace que Sars-CoV-2 sea más estable que su pariente cercano Sars, y mucho más estable que los virus que causan la gripe.

Un paquete genético tan pequeño puede secuenciarse fácilmente y más de 45,000 genomas de SARS-CoV-2 están disponibles, más de la mitad de los cuales se generaron en el Reino Unido. Estos datos nos dicen que el virus evolucionó en murciélagos e ingresó a la población humana solo una vez, posiblemente a través de un animal intermedio, entre fines de octubre y principios de diciembre del año pasado. Sabemos que el genoma viral está mutando, como todos los genomas, pero a un ritmo relativamente lento, alrededor de una mutación cada dos semanas. Esto hace que el SARS-CoV2 sea más estable que su pariente cercano SARS, y mucho más estable que los virus que causan la gripe.

Las mutaciones surgen a medida que el virus se replica y se hacen nuevas copias, ligeramente imperfectas, del material genético. Al ser aleatorio, las consecuencias para el virus de estas mutaciones pueden variar: pueden ser dañinas, beneficiosas o ninguna. La mayoría de las mutaciones caerán en la categoría final, y estas mutaciones ‘neutrales’ no tendrán consecuencias materiales sobre el comportamiento del virus. Si los virus que portan estas mutaciones se extinguirán o se propagarán aún más, todo se reduce a pura casualidad.

De hecho, muchos de los primeros informes de diferentes cepas del virus de todo el mundo se basaron solo en estos cambios funcionalmente irrelevantes que en realidad no hacen nada. Las mutaciones neutrales son, sin embargo, de gran importancia práctica. Al actuar como indicadores moleculares en el genoma, hacen posible que los epidemiólogos entiendan cómo se está propagando el virus a nivel mundial y local. Por ejemplo, al combinar secuencias del genoma con datos de viaje, se sabe que hubo al menos 1,356 introducciones separadas del virus en el Reino Unido durante marzo, principalmente de España, Francia e Italia. A medida que avanza la pandemia, dichos enfoques desempeñarán un papel fundamental en la identificación de brotes localizados, ya que los patrones de mutaciones en todos los genomas de los casos vinculados a una sola fuente deben ser idénticos.

De hecho, muchos de los primeros informes de diferentes cepas del virus de todo el mundo se basaron solo en estos cambios funcionalmente irrelevantes que en realidad no hacen progreso de nada en la ciencia médica. Las mutaciones neutrales son, sin embargo, de gran importancia práctica. Al actuar como indicadores moleculares en el genoma, hacen posible que los epidemiólogos entiendan cómo se está propagando el virus a nivel mundial y local.

Por ejemplo, al combinar secuencias del genoma con datos de viaje, se sabe que hubo al menos 1,356 introducciones separadas del virus en el Reino Unido durante marzo, principalmente de España, Francia e Italia. A medida que avanza la pandemia, dichos enfoques desempeñarán un papel fundamental en la identificación de brotes localizados, ya que los patrones de mutaciones en todos los genomas de los casos vinculados a una sola fuente deben ser idénticos.

La evidencia científica actual aún está limitada y sin progresos, sigue siendo equívoca sobre si el virus Sars-CoV-2 está mutando para convertirse en una amenaza más o menos. Y aunque muchos institutos de investigación a nivel mundial hacen esfuerzos analíticos en este tema, no se tiene un marco epidemiológico para predecir con firmeza si la mutación lo hará. Sin embargo, la gran cantidad de datos del genoma, como mínimo, proporciona un medio para identificar rápidamente aquellas mutaciones que probablemente cambien la forma en que se comporta el virus. A partir de ahí, se podrán mejorar estrategias terapéuticas y controlar mejor esta enfermedad.”

 

AEV/ profesor Edward Feil


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*