Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Gobierno cubano hace por fin apertura a los trabajos por cuenta propia

El Gobierno cubano ha dado un paso muy esperado por buena parte de los economistas que insistían en eliminar la lista de trabajos permitidos en el sector por cuenta propia y solo regular los que no se pueden hacer.

Según la ministra de Trabajo y Seguridad Social, la anterior política “no propicia el desarrollo de la creatividad nata que tiene el cubano”

De tal forma, la ministra anunció la eliminación de un listado cerrado con más de 140 actividades, pues a su criterio, y después de más de 10 años de implantación, “no propicia el desarrollo de la creatividad nata que tiene el cubano”.

Las autoridades aludieron a la pandemia de coronavirus y las “experiencias positivas” que se han sucedido con el sector privado para cambiar de política y que “puedan realizarse actividades de perfil mucho más amplio” sin estar restringidas a un número determinado de funciones.

Al decir de la ministra solo habrá limitantes con respecto al origen “lícito” de los recursos y materias primas que se utilicen para el ejercicio de cada actividad que ahora estará en el ingenio del cubano y no supeditada a un listado elaborado por un burócrata gubernamental.

 

La mala noticia es que, al liberalizar las restricciones de las actividades, desde ya se advierte que los trámites para los interesados en adquirir futuras licencias serán más rigurosos, aunque a su vez prometen agilizar “pasos para quienes desean emprender estas actividades”. “Estamos tratando de trabajar con ventanilla única para que la entidad que autorizará su actividad realice todos los trámites”, explicó Feitó Cabrera.

Estas declaraciones de la ministra preocupan a muchos que ven con buenos ojos la medida, pero están incrédulos ante la burocracia en el sistema de aprobación de una licencia ahora que se desbordará el ingenio de los cubanos y aparecerán actividades que nunca antes se habían autorizado.

Para el economista cubano Pedro Monreal, quien ha pedido la implementación de esta medida en numerosas ocasiones, “seguir enfocando el empleo del sector privado como una cuestión de ‘perfeccionar’ el trabajo por cuenta propia (TCP) es extemporáneo”, pues lo que debe hacerse es enfocar los esfuerzos en la legalización de las PYMES para poder elevar el techo de la productividad en el corto plazo.

En Cuba la tendencia de la fuerza laboral está en el sector privado, que cada vez más se acerca en número a los trabajadores que laboran en el sector estatal.

Por su parte, el académico cubano José Raúl Gallego recordó que la nueva medida “hace décadas ha sido sugerida por personas que fueron expulsadas de sus universidades, sancionadas, tildadas de neoliberales, mercenarios y demás”. Sin embargo, ahora “escuchamos a la ministra de Trabajo defender la nueva normativa, usando los mismos argumentos que esgrimían y esgrimen esas personas hasta ayer vilipendiadas”.

 

El listado negativo, es decir, las actividades que el gobierno no permitirá realizar a ningún trabajador privado, aún no se ha dado a conocer, por lo cual en opinión de Gallego hay que “esperar la lista de actividades que no se podrán realizar como trabajo por cuenta propia, observar el proceso de implementación (que ya dijo que sería gradual) y su articulación con el tema de las PYMES, para poder valorar la medida con justicia”.

“También persiste el problema de las materias primas, que mientras no exista un mercado mayorista eficiente o las personas naturales y jurídicas no estatales tengan libertad para importar y escoger cómo hacerlo seguirá siendo un freno considerable para cualquier emprendimiento privado o cooperativo”.

 

AEV/ Pedro Monreal.

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*