Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Grandes ejecutivos de las farmacéuticas que investigan la vacuna del Covid-19 están vendiendo sus acciones

El CEO de Pfizer, Albert Bourla, vendió el lunes 130.000 acciones de la empresa, obteniendo 5,6 millones de dólares. No es una participación menor, se trata nada más y nada menos que el 62% de las acciones que el director ejecutivo tenía en cartera.

Y todo esto se debe a que recientemente la fase III de la vacuna de Pfizer ha desatado la euforia en las bolsas ya que se ha conocido los adelantos de la vacuna de Pfizer, una reveladora noticia que ha potenciado las expectativas futuras de los inversores y se han lanzado a las compras, motivado por una efectividad prometida del 90%, en la misma línea con otras vacunas que han permitido casi erradicar enfermedades como la polio y el sarampión.

Para que no fuera considerado un movimiento vinculado a la información privilegiada y saltaran las alarmas del regulador bursátil, se elaboró un plan de negociación adoptado el 19 de agosto, y un día después de que Pfizer anunciara resultados positivos y las acciones se llegaran a disparar hasta

Este no es el único movimiento curioso que hubo por parte de los insiders de Pfizer, bajo el mismo esquema de planificación, Sally Susman, vicepresidenta ejecutiva y directora de asuntos corporativos de Pfizer, también soltó alrededor de 1,8 millones de dólares en acciones.

Lo cierto es que el caso de Pfizer no es el único en el que se producen grandes ventas por parte de los insiders en la carrera por la vacuna. Altos ejecutivos de otras farmacéuticas que buscan vacunas Covid-19, como en las empresas de Moderna y Novavax han vendido grandes cantidades de acciones después de prometedoras noticias sobre sus propias vacunas contra el coronavirus, así como en otras ocasiones.

La pregunta es ¿por qué están dispuestos a vender las acciones de la empresa que más adelantada va con la vacuna? Teóricamente, de ser un éxito la vacuna, se esperaría entradas de dinero ingente que llevaría a la empresa a grandes beneficios. Además, la empresa contaría con un marcado posicionamiento dentro de las futuras vacunas que pueden dar respuesta a la pandemia global.

Hay dos teorías. Por un lado, en el caso reciente de Pfizer, se puede pensar que puede existir una alta efectividad de la vacuna, pero hay flecos a resolver como potenciales efectos secundarios o problemas de compatibilidad con otros tratamientos médicos a largo plazo. Dudas razonables que se sumarían a la complejidad de distribución ya que las dosis deben permanecer a menos 70-80 grados centígrados.

Por otro lado, quizás los insiders esperan que exista problemas para el desarrollo de la vacuna que afecte a la rentabilidad final de la empresa. En esta ocasión, podríamos pensar en precios máximos o problemas con la patente que impidan recuperar la inversión.

Sea como sea, estos movimientos podrían indicar que los ejecutivos están preocupados en privado por el futuro de sus empresas, o incluso por la eficacia de sus vacunas, y quieren asegurarse los buenos precios de las cotizaciones mientras puedan. Este tipo de acciones, van en contra de las vacunas

AEV/SALMON.com


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*