Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La baja capacidad innovadora en América Latina se ha estancado e igual la productividad

Un análisis realizado por William Maloney, Economista Jefe de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del Banco Mundial señala que “una persona promedio en una economía avanzada produce en nueve días lo que la persona promedio en un país emergente produce en un año”.  El economista hace un balance de cómo el crecimiento de la productividad puede ser el principal impulsor del empleo, los salarios y la reducción de la pobreza y hace un énfasis en el caso de algunos países de la región de Latinoamérica.

TRABAJO, PRODUCTIVIDAD Y REMUNERACIÓN

El economista señala que hay dos impulsores de la productividad, el primero es el entorno operativo, que está relacionado con cómo son las instituciones y las políticas públicas para promover la productividad nacional, y el segundo es el capital humano y capacidades innovadoras. En este se enfoca en aspectos como la educación y las oportunidades que tienen las personas para innovar y que sus desarrollos sean escuchados.

Según Maloney hay una pregunta por hacerse ¿son los cambios en la eficiencia o cambios en el poder de mercado, lo que busca la productividad? “La liberalización comercial (la competencia en general) puede aumentar la eficiencia, pero también disminuir (o aumentar) los márgenes lo que dejaría un ¿efecto neto medido?”, describe el economista.

En América Latina las empresas poco o no invierten en aumentar la calidad de la participación de mercado y el desarrollo tecnológico para elevar la productividad y se trata de un problema generalizado, la historia de Latinoamérica ha demostrado que la baja capacidad innovadora significó que la región tuviera problemas para administrar nuevas tecnologías y esto se traducen en baja productividad. Asimismo, la historia ofrece muchos casos de éxito y fracaso dentro de los mismos procesos para ser productivos. Maloney trae a colación el ejemplo de Chile y Estados Unidos y el manejo del cobre, al igual de que Japón y sus avances tecnológicos. Faltan montos de inversión, involucramiento en las cadenas de valor globales para potenciar y crecer en productividad.

“En términos de crecimiento económico digamos el aporte de la productividad es muy bajo. En América Latina incluso se puede ver que hay productividades negativas”. Algunos países más que otros muestran que las ganancias que ha tenido en términos de productividad en las últimas dos décadas han sido marginales. En términos de crecimiento económico digamos que el aporte de la productividad es muy bajo, se puede ver que ha habido ganancias negativas en términos de productividad y eso lo que muestra es que la región como un todo.

 

AEV/ William Maloney (BM)


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*