Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La contracción económica de Argentina se mantendrá en 2020

En agosto de 2019, argentina entró por tercera vez en default en el siglo XXI, tras el proceso en 2001 y 2014. Pero el  10 de diciembre de 2019 Argentina dio la primera bocanada de aire fresco después de estar mucho tiempo bajo el agua con la posesión del presidente Alberto Fernández, quien promete devolverle a Argentina la esperanza de una pronta recuperación económica, una tarea que no será fácil.

Las  “terroríficas cifras” que dio Fernández durante su discurso de posesión presidencial: la inflación es la más alta de los último 28 años, pues desde 1991 Argentina no tenía un IPC (Índice de Precios al Consumidor) superior a 50%; la tasa de desocupación es la más alta desde 2006; el PBI de 2019 es el más bajo de la última década; la pobreza está en los valores más altos desde 2008, retrocediendo más de 10 años en esa lucha; se cerraron 20.000 empresas y se perdieron en la industria más de 141.000 empleos del sector privado en cuatro años

Estas cifras, las primeras de una extensa lista, son suficientes para que el escenario económico que dejó Mauricio Macri sea poco alentador en 2020, las proyecciones de los organismos internacionales apuntan a que el PIB argentino se contraiga. Macri recibió un país con un crecimiento del PIB de 2,7%, y las estimaciones para 2020 de la OCDE, el FMI y el Banco Mundial son de -1,3%, -1,3% y -1,2%, respectivamente.

Argentina, el único país junto con Venezuela que registrarán una contracción económica en 2019 y 2020, ha estado tres veces en default en el siglo XXI: en 2001, en 2014 y en agosto de este año. Según el diario argentino El Cronista, Argentina solo ha cumplido sus obligaciones ante los acreedores por dos años y medio, en los últimos 18 años.

Los problemas son muchos, y para los expertos están tan entrelazados que si se modifica alguno otro se puede afectar inmediatamente. Así, el nuevo gobierno que asume el poder “debería atacar los problemas de la economía argentina de forma integral. Esto es, establecer un programa monetario sólido que reduzca la emisión monetaria al mínimo y un programa de ordenamiento fiscal que permita en el corto plazo cerrar el déficit fiscal que hoy es infinanciable.

Los factores que frenaron el crecimiento este año: Una devaluación en más de 40% y un préstamo con el FMI, que es impagable, tiene al país contra las cuerdas. Macri inició su mandato con una esperanza desorbitante, especialmente de los inversionistas que vieron una oportunidad para volver al mercado. Sin embargo, el PBI industrial cayó 12,9 %, comparando el primer semestre de 2019 contra el mismo período de 2015. El desplome de la moneda argentina frente al dólar fue insostenible, tanto así que la devaluación superó 40%. Las empresas que tenían deudas en dólares, tuvieron una situación complicada que afectó directamente también a la inversión. La incertidumbre en Argentina ha tenido su efecto en la inversión privada. Según cifras de Ecoanalítica, en los últimos ocho años la inversión en ese país cayó 25%. En otras palabras, el ritmo de la inversión actual está al nivel de 2012.

Las reservas internacionales en dólares sufrieron y se deterioraron con el comportamiento del peso argentino, y la salida de capital agravó la insuficiencia de dólares. A septiembre de este año las reservas internacionales llegaron a US$54.098 millones. Recurrir a préstamos del Fondo Monetario Internacional aseguran fue uno de los pecados de Macri, pues no hay capacidad de pago. Para lograr una estabilidad económica, el FMI, que redujo proyección de crecimiento, aprobó un préstamo por US$57.000 millones.

Lo más relevante en la producción real es que la tecnológica apuesta en economía débil. Similar a la situación que sucede en Venezuela, el sector empresarial empezó a perder la esperanza en la economía de Argentina. Sin embargo, a través de varios medios de comunicación se dio a conocer que la firma de gestión de software Seidor Argentina, socio de SAP, invertirá en el país una suma de US$500.000. Según lo dio a conocer InfoTecnology, esta inversión será principalmente en “una nueva oficina de innovación, modelos de rápida implementación y servicios y productos de suscripción cloud”.

Una de las primeras decisiones que tomó el recién electo presidente de Argentina, Alberto Fernández, es declarar la emergencia económica del país y solicitó al Congreso sesiones extraordinarias hasta el 31 de diciembre de este año para habilitar el proyecto de Ley de Emergencia Económica. Esto significa tener plenos poderes para tomar decisiones rápidamente que van desde imponer impuestos hasta modificar alícuotas de tributos o reasignar partidas presupuestarias. También con este poder se declara la emergencia sanitaria.

AEV/Laura Fernanda Bolaños R./larepublica


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*