Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La economía china es una locomotora que avanza de nuevo imparable independiente del Coronavirus

Aparte de que eventos socioeconómicos “disruptivos” como la guerra comercial o el Coronavirus tengan marca china, la realidad es que la socioeconomía china se ha podido resentir de tamañas calamidades, pero lo cierto es que está saliendo casi hasta reforzada de estas crisis. Y es algo que (por ahora) llama poderosamente la atención, especialmente cuando la economía del gigante rojo es comparada con la de la práctica totalidad del resto de países del mundo. Y es que el ritmo de crecimiento de las exportaciones chinas, lejos de suponer un lastre, está experimentando un auge que parece estar devolviendo con bríos.

Aunque, algo es cierto y es que la economía china sigue fracasando en su inalcanzado giro hacia un modelo de consumo interno, y, al igual que lo fue su boom de los últimos 15 años, ahora su salida de la crisis pandémica está siendo vía exportaciones masivas a terceros países. Además, la sorpresa de crecimiento de exportaciones a nivel global ha podido venir simplemente del hecho de que algunos países, como Alemania y algunos más, han tenido una excelente gestión de la pandemia (no como otros).

Es innegable que los patrones de consumo de los gobiernos, empresas y familias de todo el mundo han dado un importante giro desde que el COVID-19 irrumpió en nuestras vidas. Ahora una parte muy importante del consumo que hacemos es de material sanitario e higiénico, además de electrónico e informático por el auge del tele-todo: tele-trabajo, tele-educación, tele-streaming, etc. Casualmente, un material sanitario y electrónico en los que China es líder, y que se produce en buena medida en el país asiático: es un hecho muy destacable que está contribuyendo definitivamente a ese brío en las cifras de exportaciones chinas actuales.

Mientras tanto, las exportaciones de los productos clásicos de zonas económicas como Europa o Estados Unidos siguen mayormente languideciendo. Realmente, parece que la sensación de éxito chino auspiciada por sus vigorosas exportaciones de los últimos meses no viene tanto por un éxito de gestión y de su modelo económico, sino por haber tenido la suerte de ser el gran fabricante de las actuales prioridades de consumo actuales. Éste sería un punto realmente imprevisible hace tan sólo unos trimestres (o tal vez no tan imprevisible para algunos, ¿Quién sabe ya a estas alturas?). Y eso por no hablar del también positivo impacto de la caída en picado de ciertas materias primas como el petróleo, de la cual China en particular es hiper-dependiente, y que obviamente también juega su papel macro-económico.

 

AEV/ DERBLAUEMOND

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*