Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

La expansión del Covid-19 trae fuga de capitales para los países de América Latina.

El columnista económico más leído e influyente en el mundo y comentarista del Financial Times, Martin Wolf, dio una cátedra de más de 40 minutos sobre la pandemia durante una entrevista que le hizo Paul Laudicina, presidente emérito de Kearney, sobre cuál será el probable impacto del Covid-19. También dio consejos para los líderes empresariales y habló de las tendencias políticas y económicas que afectan la capacidad colaborativa para superar los desafíos.

Durante la conversación, Wolf enfatizó en que no todo es negativo en la coyuntura actual, ya que a diferencia de otras crisis, en esta conocemos “cuándo pasará el problema de la enfermedad y, por lo tanto, podemos pensar que es relativamente optimista que las economías se recuperen una vez que volvamos a la vida normal, ya que el sistema económico en sí no está roto, como sucedió entre 2008 y 2009”, añadió.

Sin duda alguna el mundo superará esta crisis no solo porque se conoce el origen del problema, sino porque estamos ante un panorama económico mejor capitalizado y que es más capaz de soportar las pérdidas con acciones importantes de los banco centrales, explicó Wolf, quien también aseguró que la caída en la actividad económica en los próximos 12 meses será la más fuerte desde la década de 1970, por lo que la recuperación puede ser lenta.

Impacto del covid-19. Con base en lo anterior, Wolf dijo que Europa superará la crisis a pesar de los retos que tiene, mientras que China tendrá una recesión este año y en Estados Unidos los casos comenzarán a disminuir y algunos de los sistemas de salud en algunos estados se hundirán por lo que la economía se verá impactada. “La historia es diferente para los países emergentes. Por ejemplo, en América Latina se sentirá un impacto fuerte producto del precio de los commodities y la fuga de capitales. Por eso, una recesión profunda parece clara”, añadió Wolf.

Wolf señaló que estamos tratando de gestionar una economía que estamos cerrando deliberadamente. Por lo que es fundamental que las empresas aprovechen al máximo las ayudas o alivios que están anunciando los gobiernos. Según él, “el santuario de las principales empresas debe ser sobrevivir para aprovechar la ayuda. Tienen que conservar las capacidades básicas y el capital humano para que puedan reiniciarse cuando sea posible”, explicó.

Bajo ese panorama, la pregunta siguiente es ¿cuándo se dará la recuperación? De acuerdo con el análisis que hace Wolf basado en la capacidad de los sistemas de salud, el avance que ha tenido el Covid-19 y las respuestas hasta ahora de las autoridades, “la recuperación total no ocurrirá ni en Europa ni en Estados Unidos hasta que tengamos curas o una vacuna que al parecer estará lista en dos años”.

A pesar de esto y de que la recuperación será lenta, el columnista aseguró que la situación será manejable, siempre y cuando se logre aplanar la curva de contagios para evitar que el sistema de salud colapse.

Los retos que implica controlar y superar la pandemia en términos de oferta y demanda llevan a que “estamos entrando en una nueva era de resistencia a la globalización, la autosuficiencia y la intervención gubernamental. La única gran pregunta para mí es hasta qué punto eso dependerá mucho de cuán mal estén las economías ahora y cuán rápido recuperemos qué es lo que los políticos están a cargo al final, algo que no podemos prever”, dijo Wolf.

Pese a estos retos, el columnista señaló que hay sectores que evidentemente ganan y pierden en medio de esta coyuntura. Para nadie es un secreto que unos de los sectores más afectados son los de los viajes, el hotelero, entre otros, mientras que segmentos como el tecnológico no solo se mantienen, sino que están consolidando sus operaciones con los consumidores, ya que les están entregando respuestas en medio de la pandemia. “Así que los activos del negocio tecnológico evolucionaron y empresas como Amazon y todas las demás de este tipo que hay en todo el mundo lo harán espectacularmente bien, por lo que todos serán unos ganadores masivos. Estas compañías son testigos muy importantes en nuestras economías”, añadió.

Con base en los anterior, Wolf dijo que  lo que potencialmente marcaría una diferencia en esta situación es la formulación de políticas de calidad y el compromiso político en todos los niveles de la sociedad y, particularmente, el liderazgo del gobierno. En este punto prevalece qué tan son las autoridades sobre el futuro de cualquier tipo de sistema global cooperativo.

La importancia de un buen líder en estos tiempos es fundamental ya que la calidad del liderazgo político influye en la democracia, según el comentarista económico del Financial Times, quien concluyó la conversación diciendo que hay algo esperanzador en medio de esta crisis y es que  la mayoría de los ciudadanos tienen un gobierno que es básicamente competente, presta atención a las señales y comprende cómo las cosas funcionan en el mundo y trata de hacer eso.

Muchos de los retos anteriores son nuevos para todos, ya que es la primera vez en casi un siglo que la economía vive una crisis que presenta un choque no solo en la demanda, sino también en la oferta. Este panorama se explica en que, por ejemplo, las personas que desean comprar un tiquete de avión no lo podrán hacer en el momento, no solo por la posible reducción en sus ingresos, sino porque las aerolíneas están frenadas. Este tipo de cosas generan que los analistas digan que esta coyuntura tiene algunos tintes de las crisis pasadas, sin embargo no todo es igual, dijo el experto que explicó que a esto se le suma el impacto en los suministros.

Debido a los retos y medidas que ha traído consigo la expansión de este virus por todo el mundo, una de las preguntas que más se están haciendo es sobre si los hábitos de consumo cambiarán después de que se supere esta coyuntura. A esto Wolf respondió que lo más seguro es que sí, ya que, por ejemplo, muchas de las personas ya no querrán volver a trabajar desde una oficina, sino que preferirán quedarse laborando desde la casa. Además, la gente podrá decir que han vivido dos años aislados, así que saldrán de fiesta o hacer otras actividades. “Así fue como pasó luego de la gran pandemia de 1918 que llevó a los locos años 20”.

AEV/ Paola Andrea Vargas Rubio – pvargas@larepublica.com.co


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*