Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Las barreras de entrada que existen para emprender en el mundo online

La pandemia del Covid-19 ha hecho posible el resurgimiento del mundo online que ha sido una alternativa a los confinamientos y se ha convertido, en muchos casos, es un lugar magnífico para emprender. Pocas dudas caben de ello según estudio de especialistas en la publicación de  The Tecnology. Si no lo fuera, no habrían salido tantos negocios millonarios y no habría tanta gente ganando mucho dinero trabajando desde su casa y con la pandemia cantidad de especialistas, profesores, investigadores, etc. no interrumpieron sus actividades.

El problema de fondo, está en ¿Es para todo el mundo?  Y la repuesta es compleja, pero apunta a las “las barreras de entrada para emprender en el mundo online”.

El primer problema del emprendimiento online es que se necesitan una serie de conocimientos que son totalmente ajenos al negocio que, quizá, alguien esté pensando en desarrollar en internet. Por ejemplo, supongamos que alguien has ha dedicado toda la vida a la marroquinería, y que quiere vender sus productos a través de internet. Sin duda, parece una buena opción. Y seguro que ha leído muchas guías que han hablado de los bajos costes de emprender online y de la posibilidad de acceder al mercado global. Y es cierto. Pero… ¿Sabes SEO? ¿Email marketing? ¿Sabes montar una tienda online? ¿Sabes optimizar el código para que cargue rápido? ¿Sabes hacer esto último, pero, además, que no se vea afectado el posicionamiento en buscadores? Y podría seguir una larga lista de preguntas.

El problema es el siguiente: o te pones a aprender muchísimas cosas de marketing online y desarrollo que desconoces, o tienes que contratar a gente que se ocupe de ello. Porque, de lo contrario, nadie va a saber que estás vendiendo bolsos de cuero online. Y si nadie lo sabe, nadie te compra.

Pero, además, también cabe la posibilidad de que tengas que aprender sobre el propio negocio. Al fin y al cabo, a muchas personas se le iluminan los ojos al oír las bondades del emprendimiento online y quieren replicar los modelos de los que les han hablado.  ¿Un canal de YouTube? ¿Una web monetizada con Amazon? ¿Un podcast? Todo eso está muy bien, ¿pero sabes de edición de vídeos? ¿De marketing de afiliación? ¿Copywriting? ¿Edición de sonido?

Si quieres empezar un negocio online basado enteramente en activos digitales, tienes que saber cómo funcionan. De lo contrario, simplemente, no vas a ser capaz.

De estos dos primeros puntos se deduce una cosa que, si bien es evidente a poco que se piensa en ello, no siempre está presente en los encomios al emprendimiento online: crear un negocio digital tiene una alta barrera de entrada en lo que a conocimientos se refiere.

¿Barreras económicas bajas? Sí, pero para todos

Otro punto importante que hay que entender es que, si bien las barreras económicas son bajas (no así otras), esto no siempre es positivo. Significa que son bajas para todo el mundo. También para tus competidores. Desde un punto de vista económico esto puede ser bueno, porque permite que haya mucha competencia y que el servicio para el cliente final sea mejor. Pero esto tiene dos problemas que hay que considerar, uno general y otro particular.

El general es que no es cierto, al menos en internet, que una mayor competencia genere mejores resultados para los clientes y usuarios finales. En internet puedes encontrar formas de ganar dinero a expensas de la calidad del servicio que recibe el cliente.

Pero el problema particular es más importante  que el general. Si bien los costes de entrada son bajos para todos, eso no significa que el que tiene menos dinero compita en igualdad de condiciones que el que más tiene. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Olvídate de aquello de “empieza tu negocio online sin dinero y hazte millonario en pocos años”. Lo siento, pero eso tiene mucho de mito. Es cierto que, sin dinero y con cabeza (y mucho trabajo) se pueden conseguir cosas sorprendentes. Pero no es lo normal.

Lo normal es que si, por ejemplo, encuentras un buen nicho para monetizar con Amazon Afiliados, alguien con más experiencia y dinero lo encuentre, lo copie, invierta el doble que tú, y haga que tu web deje de recibir tráfico y, por tanto, dinero.

Esta es una realidad que no se puede obviar. Quien tiene dinero puede hacer mayores inversiones en marketing. La única forma de combatir eso es con mucho (muchísimo) ingenio. Y ni siquiera así es siempre posible.

Y, además, todo esto tiene un corolario: si empiezas un negocio en internet y te empieza a dar dinero, vas a tener que reinvertirlo todo. Es decir, hasta dentro de bastante tiempo no vas a poder disfrutar de los frutos de tu trabajo y de tus inversiones, porque casi todo lo que generes tendrás que reinvertirlo para seguir creciendo y que no te coman tus competidores.

Entorno muy cambiante. Por último, hay que mencionar un aspecto clave en el mundo online: todo cambia. Y cambia muy rápido. En el mundo offline hay ciertas verdades que se mantienen a lo largo del tiempo y ciertos negocios que es muy difícil que desaparezcan en los próximos años.

Pero en el mundo online tanto los modelos de negocio como las vías de comunicación con los potenciales consumidores cambian continuamente. Piensa en el posicionamiento en buscadores, por ejemplo: cada año hay miles de cambios en el algoritmo de Google. Esa inestabilidad no es para todo el mundo.

Si quieres emprender online, debes tener una mentalidad muy particular, capaz de adaptarse a todo tipo de cambios y, además, de hacerlo rápido y de forma resolutiva. Porque en el tiempo en el que te estás adaptando la competencia puede ocupar tu lugar… Y no recuperarlo jamás.

Como se puede ver, las barreras de entrada para emprender en el mundo online parecen mínimas, pero no lo son. Aunque parezca que cualquiera puede entrar a emprender en cualquier área, lo cierto es que no es así. ¡Hay que ir con mucho cuidado!

 

AEV/ The Tecnology

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*