Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Las encuestas mundiales de “confianza del consumidor” expresan un escenario futuro incierto

De acuerdo a la firma especializad Mckinsey & Company a medida que los gobiernos y las organizaciones continúan trabajando para contener COVID-19 y frenar el creciente número de víctimas humanitarias que está exigiendo, los efectos económicos también comienzan a sentirse. La confianza del consumidor evoluciona a medida que se acerca el próximo “normal”

Los consumidores de Centroamérica y el Caribe (CAC) están preocupados por la crisis, con solo un tercio de la población optimista sobre la recuperación de sus economías. En los países de la CAC, el sentimiento predominante es la preocupación por la salud familiar y la economía. Alrededor de dos tercios de los consumidores están preocupados por la seguridad de su trabajo, y las personas están reduciendo sus gastos como resultado. El gasto está disminuyendo en todas las categorías, con la excepción de los elementos esenciales del hogar y el entretenimiento en el hogar. La intención positiva de gasto en línea solo se ha observado para entretenimiento y comida para llevar y entrega.

En el Caso de EE. UU a medida que avanza COVID-19 y algunas regiones comienzan a reabrirse la economía, las expectativas de los consumidores de EE. UU esta variando. Se mezcla, y muchos consumidores no están seguros del futuro. La próxima normalidad está comenzando a surgir, y los consumidores indican que algunos de sus cambios de comportamiento pueden mantenerse a largo plazo.

El optimismo de los consumidores estadounidenses se ha mantenido relativamente constante desde la semana pasada, con un 34 por ciento de los consumidores que espera un repunte económico en dos o tres meses. Los estadounidenses están sintiendo el impacto financiero de COVID-19, con la mitad de los encuestados informando que están siendo muy cuidadosos sobre cómo gastan su dinero. Mirando hacia el futuro, el 32 por ciento de los consumidores dice que reducirá sus gastos en las próximas dos semanas. Sin embargo, el gasto discrecional está comenzando a recuperarse desde nuestra primera encuesta, liderado por alimentos, alcohol, cuidado de mascotas y cuidado de la piel y maquillaje. Los consumidores tienen la intención de aumentar las compras en línea en las principales categorías de hogares, un cambio que ha sido impulsado principalmente por los millennials y los consumidores de mayores ingresos.

Mas detalles y exposiciones graficas del mundo se pueden mirar a traves de este enlace:https://www.mckinsey.com/business-functions/marketing-and-sales/our-insights/a-global-view-of-how-consumer-behavior-is-changing-amid-covid-19

AEV/Bloomberg


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*