Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Las instituciones de educación superior bajo presión para adaptarse en un mundo que cambia rápidamente con el covid-19

La pandemia de COVID-19 ha obligado a las universidades a reconsiderar cómo imparten educación, y la mayoría de las universidades están obligadas a adoptar rápidamente modelos de enseñanza en línea. Además de los desafíos inmediatos planteados por COVID-19, las instituciones enfrentan presiones crecientes debido al rápido cambio social, económico, político y tecnológico.

Una nueva investigación de la Unidad de Inteligencia de The Economist, encargada por la Fundación Qatar, revela que la tecnología impulsa la innovación en la entrega de educación y el diseño curricular. Sin embargo, las instituciones que enfatizan una experiencia de aprendizaje residencial o experimental a medida deben encontrar formas de reinventar su propuesta de valor en un mundo cada vez más en línea, es decir sus nuevas propuestas ya no podrán ser las mismas antes de la pandemia.  https://jwp.io/s/gLlWCT10

Las tecnologías avanzadas amenazan con automatizar los trabajos y están obligando a las instituciones a repensar qué enseñar y cómo. A medida que las fuentes tradicionales de financiación pública se agotan, tanto los estudiantes como los padres se preguntan qué tipo de educación superior, si la hay, ofrece el mejor valor. La actual pandemia de COVID-19 y las medidas tomadas para detener su propagación también han obligado a la mayoría de las instituciones de educación superior de todo el mundo a suspender la enseñanza presencial y cambiar a clases en línea.

Nuevas escuelas de pensamiento están trabajando en modelos innovadores para impartir educación superior.  “Como toda industria, la educación superior se enfrenta a interrupciones. Las instituciones necesitarán encontrar formas nuevas e innovadoras de impartir educación para satisfacer las necesidades de los padres, los estudiantes y la sociedad en general”.

Para abordar estos desafíos, algunas instituciones pueden optar por ampliar la educación y aumentar la accesibilidad mediante la adopción del modelo universitario en línea. Otros pueden unir fuerzas con universidades adicionales, como en el modelo de clúster; o con organizaciones externas, como en el modelo de asociación. Las instituciones que adoptan el modelo experimental pueden centrarse en proporcionar experiencias laborales tangibles a los estudiantes. Otros, como las universidades de artes liberales, pueden centrarse en enseñar pensamiento crítico y habilidades para resolver problemas.

Se ha encontrado que, a través de estos modelos, la tecnología continúa interrumpiendo el panorama de la educación superior. Permite a las instituciones atender a un mayor número de estudiantes diversos, aumentar los ingresos de matrícula y potencialmente reducir los costos operativos. Sin embargo, no todas las instituciones pueden beneficiarse de la innovación tecnológica. Aquellos que enfatizan una experiencia residencial a medida o un aprendizaje experimental deben encontrar formas de reinventar su propuesta de valor en un entorno cada vez más en línea.

AEV/ The Economist


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*