Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Moody’s rebaja la perspectiva de la deuda salvadoreña a “negativa” y mantiene en “estable” la perspectiva de Nicaragua

Moody’s Investors Service es una agencia de calificación de riesgo que realiza investigaciones financieras internacional y el análisis de las entidades comerciales y gubernamentales.

En su portal web https://www.moodys.com/research ha publicado varios documentos analíticos.

EL SALVADOR

Para la región de Centroamérica el principal es la rebaja de la perspectiva de la deuda salvadoreña a “negativa” La calificadora recalca que “la rebaja de la perspectiva obedece a los riesgos crediticios asociados a la implementación de un plan de ajuste fiscal y riesgos de liquidez en la economía”.  Así mismo, alerta sobre una “mayor exposición de los bancos por el alto nivel de la deuda de corto plazo”. Moody’s confirmó hoy las calificaciones para la deuda soberana de El Salvador en B3, pero cambió la perspectiva de la nota a “negativa”.

La rebaja ocurre en momentos en los que la economía se mantiene en recesión y busca mecanismos para acelerar una recuperación a niveles prepandemia, una condición que varios analistas consideran se podría alcanzar hasta 2023.

La calificadora recalca que las condiciones de financiamiento seguirán siendo muy estrictas para El Salvador -tanto en el mercado interno como en el externo- para los próximos dos años y se conoce una semana después de confirmarse que el nivel de la deuda salvadoreña cerró arriba del 90% del PIB.

Moody’s enfatiza que la deuda interna de corto plazo representará el 50% de las fuentes de financiamiento que el gobierno, sin embargo, ha identificado para cubrir la brecha de financiamiento de este año.

El informe considera que las condiciones en las que El Salvador puede acceder a los mercados globales se han deteriorado drásticamente con diferenciales soberanos en alrededor de 700 puntos básicos en enero de 2021, 300 puntos más que el año pasado.

La calificadora considera que el gobierno deberá comenzar hacer esfuerzos de consolidación fiscal este año (2021), reduciendo el déficit fiscal en un período de dos años a al menos 6.5% del PIB en 2022 frente al 9.6% del PIB en 2020.

 

NICARAGUA

Moody’s lleva a cabo estas revisiones periódicas a través de revisiones de cartera en las que Moody’s reevalúa la idoneidad de cada calificación sobresaliente en el contexto de la (s) metodología (es) principal (es) relevante (s), desarrollos recientes y una comparación del perfil financiero y operativo con pares calificados de manera similar. Desde el 1 de enero de 2019, Moody’s emite un comunicado de prensa después de cada revisión periódica anunciando su finalización.

Para el caso de Nicaragua, Moody’s a la fecha no ha completado la revisión periódica de Nicaragua, por la que se mantiene el mismo “status” de “estable”

Sin embargo, según Moody’s “el  perfil crediticio de Nicaragua (calificación de emisor B3) está respaldado por la fortaleza económica “b3” del país, que refleja el pequeño tamaño de la economía, los bajos niveles de ingresos y el debilitamiento del crecimiento, primero debido a una crisis política y más recientemente debido a la pandemia de coronavirus; Las instituciones “caa1” de Nicaragua y la fortaleza de la gobernabilidad, que reflejan un marco institucional débil equilibrado por el historial del país de una política fiscal y monetaria prudente; su fortaleza fiscal “ba1”, teniendo en cuenta una carga de deuda de tamaño moderado y pagos de intereses asequibles, frente a una proporción muy alta de deuda pública denominada en moneda extranjera; y su susceptibilidad “b” a eventos de riesgo, lo que refleja mayores riesgos políticos asociados a la crisis política y el malestar social luego de la reforma de pensiones propuesta en abril de 2018. En este momento, no está claro cómo y cuándo se recuperará la economía de las sucesivas contracciones en actividad económica entre 2018 y 2020 aun que esta presentando una leve recuperación en los tercero y cuarto trintres de 2020, pero las expectativas de 2021 son inciertas por un periodo político electoral complejo.

Este informe resume la opinión de Moody’s a la fecha de publicación y no se actualizará hasta el próximo anuncio de revisión periódica, que incorporará cambios sustanciales en las circunstancias crediticias (si las hubiera) durante el período intermedio.

Es probable que Moody’s incluya en el próximo análisis el impacto y la percepción de riesgo del sector financiero nicaragüense por el impacto que tendría la reforma a la “Ley de Protección de los Derechos de las Personas Consumidoras y Usuarias”, que ha sido rechazada por la banca privada con el argumento de que pone en riesgo al país de pasar de la lista gris a la lista negra que impone el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). Además, estaría agregando al análisis la situación fiscal financiera en el marco de la estabilidad de mediano plazo para el país.  

 

AEV/https://www.moodys.com/research


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*