Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Nicaragua, Venezuela y Haití ostentan índices de corrupción alarmantes en América Latina

Como se define la Corrupción

Hay coincidencia plena en definir la Corrupción que consiste “en el abuso del poder para beneficio propio”. Organismos internacionales que fichan este tipo de comportamiento público, la clasifican en corrupción a gran escala, menor y política, según la cantidad de fondos perdidos y el sector en el que se produzca. De esta manera, la corrupción a gran escala consiste en actos cometidos en los niveles más altos del gobierno que involucran la distorsión de políticas o de funciones centrales del Estado, y que permiten a los líderes beneficiarse a expensas del bien común. Los actos de corrupción menores consisten en el abuso cotidiano de poder por funcionarios públicos de bajo y mediano rango al interactuar con ciudadanos comunes, quienes a menudo intentan acceder a bienes y servicios básicos en ámbitos como hospitales, escuelas, departamentos de policía y otros organismos, y por último la corrupción política que consiste en la manipulación de políticas, instituciones y normas de procedimiento en la asignación de recursos y financiamiento por parte de los responsables de las decisiones políticas, quienes se abusan de su posición para conservar su poder, estatus y patrimonio.

La corrupción en América Latina

Con base a lo anterior, instituciones internacionales como el Banco Mundial, Transparencia Internacional, Foro Económico Mundial, Fundación Heritage, Freedom House y Fundación Bertelsmann, abordan este tema y generan indicadores a escala para determinar el máximo y el mínimo con países extremos de referencia

Algunos países del mundo cuentan con organismos nacionales que vigilan y analizan este tema a manera de transparentar, por parte del gobierno, las políticas públicas y la relación con el sector privado, que en muchos casos se vincula fuertemente a actos de corrupción.

El indicador de corrupción que ha comenzado a preparar y publicar el Circulo de Estudios Latinoamericano (CESLA) para América Latina a junio de 2020, sintetiza a través del análisis factorial, la información que sobre el fenómeno de corrupción suministran las organizaciones internacionales mencionadas antes.

Así, observamos en el gráfico los dos extremos: Uruguay vs Venezuela. El análisis muestra que el país donde prospera la corrupción en mayor grado es Venezuela y en menor grado Uruguay.  Ver Gráfico.

Escala:

0-20: Nivel bajo de corrupción y política anticorrupción recomendable.

21-40: Nivel moderado de corrupción y adecuada política anticorrupción

41-60: Nivel preocupante de corrupción y política anticorrupción laxa.

61-80: Nivel alto de corrupción y debilidad extrema en política anticorrupción.

81-100: Nivel alarmante de corrupción y pésimo control.

Por otra parte, el informe de CESLA expresa que la media latinoamericana (67,65) del indicador de Corrupción, índice que se eleva un punto marginal con respecto a 2019.  Según el informe, si bien en la región los países más eficaces continúan siendo Uruguay, Chile y Costa Rica, hay que destacar los avances significativos (entre 5 y 7 puntos) que han presentado Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador. Pero, por otro lado, aunque Venezuela y Haití mantienen niveles alarmantes de corrupción, se aprecia un marcado empeoramiento en el valor alcanzado por Nicaragua, Guatemala, Honduras y Haití.  Siendo Nicaragua, Venezuela y Haití los que presentan un estatus de corrupción “alarmante”.

 

AEV/Editado AAL/Fuente CESLA


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*