Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Nuevos vientos de timón podrían cambiar el horizonte del precio del oro

El oro sufrió su segunda mayor caída en siete años el día en el que la empresa estadounidense Pfizer anunció los primeros resultados que mostraban que su vacuna era un 90% eficaz en la lucha contra el COVID-19.

Los avances farmacéuticos de varios países harán que muchos de quienes invierten en oro se enfrenten en el futuro a una pregunta existencial: ¿Qué será con los precios de este metal precioso que en el 2020 ha batido todos los récords de la historia tras el inicio de la pandemia?  Durante la mayor parte del 2020, las condiciones no podrían haber sido mejores para el crecimiento de los precios del oro. Los siguientes son algunos de los principales factores que impulsaban su demanda:

  • Imprenta más activa de dinero en efectivo;
  • La debilidad del dólar estadounidense;
  • La incertidumbre global.

El desplome de las tasas de interés reales de los bonos del Tesoro de EEUU empujó al alza las ganancias de los inversores, que apostaron por el metal amarillo en julio y agosto. Como resultado, la onza de oro batió su récord al cotizarse por encima de los 2,075 dólares en la bolsa, informa la agencia Bloomberg.

Vientos de cola cambian de dirección

Si bien los precios han bajado desde agosto, los inversores han continuado su carrera por adquirir los fondos de inversión cotizados (ETF). Estos activos se venden en mercados de valores secundarios y llegaron a su punto máximo en octubre tras haber absorbido casi 900 toneladas del metal amarillo durante el año: el doble del volumen vendido a finales del 2019. Sin embargo, posteriormente esta situación tan favorable ha cambiado en cuestión de semanas. El oro sufrió su segunda mayor caída en siete años el día en el que la empresa estadounidense Pfizer anunció los primeros resultados que mostraban que su vacuna era un 90% eficaz en la lucha contra el COVID-19.

Las disputas políticas en EEUU están generando dudas sobre el futuro estímulo gubernamental que podría llegar para apoyar la economía estadounidense. Los ETF, que fueron tan cruciales para la carrera de este año, han registrado salidas de capital por lo menos durante seis días consecutivos. Mientras tanto las apuestas por lingotes realizadas por parte de los fondos de cobertura han estado acercándose a su nivel más bajo en 17 meses durante siete días hasta el 17 de noviembre.

“Las noticias tan positivas sobre la vacuna auguran, tal vez, la posibilidad real de un retorno a la normalidad”, enfatizó Tai Wong, jefe de comercio de derivados de la empresa BMO Capital Markets en una conversación con el medio estadounidense.

Muchos economistas coinciden en que el oro es uno de los mejores activos refugio arquetípicos, cuyo precio siempre va al alza en tiempos de crisis. Por esa lógica, el fin de la pandemia supondría un punto de inflexión en la dinámica del crecimiento de su valor. Los periodistas de Bloomberg aseguran que no necesariamente. En realidad, este metal precioso sirve como un buen fondo de cobertura contra la inflación. Según los autores del artículo publicado por la agencia, la inflación será el factor clave en el crecimiento de los precios en el futuro.

Esta no es la primera vez que la inflación desempeña un papel tan importante en la dinámica de las cotizaciones. En 2011, tras el inicio de la crisis financiera global, el oro batió su antiguo récord después de que los bancos centrales pusiesen en marcha la flexibilización cuantitativa más amplia. Esta política monetaria implica el aumento de la oferta de dinero en la circulación.  “Cuando salgamos de la pandemia habrá una gran cantidad de liquidez [en el mercado]. Las tasas de ahorro se han disparado porque la gente había estado atrapada en casa, pero seguía ganando dinero. Si la inflación sube del 3% al 3,5% en el mundo desarrollado, mucha gente lo notará”, comentó Oliver Harvey, un macro estratega del Deutsche Bank.

No obstante, si se da un escenario en el que los bancos centrales no lleguen a adoptar otros estímulos para recuperar sus economías tras el despliegue de las vacunas, las cotizaciones de los activos apoyados por oro podrían dejar de crecer o disminuirán.

“Es poco probable ahora con un Senado dividido que el serio nivel de gasto fiscal continúe”, advirtió Darius Tabatabai, jefe de comercio de la empresa Arion Investment Management.

La onza también puede desplomarse debido a que los inversores optarán por adquirir otros activos que se benefician de la recuperación económica. Además, en un escenario en el que el dólar siga debilitándose o la inflación aumente, el oro podría correr el riesgo de perder su valor si los inversores prefieren el bitcoin como principal activo refugio, destacan en Bloomberg.

A medida que se controle la pandemia y vuelva la confianza, los gestores de finanzas probablemente tiendan a comprar más activos de riesgo, lo que implica que “el rally alcista del metal amarrillo llegará a su fin”, advirtió al medio Rhona O’Connell, responsable de análisis de mercado en la empresa StoneX Group. Aunque también agregó que la vacuna no será la cura y habrá “un largo camino por recorrer antes de que estemos fuera de peligro”.

 

AEV/Bloomberg.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*