Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Nicaragua con un enorme desafío anclado por el lastre de ideas y postulados políticos que pertenecieron los años ochenta

Por: Alejandro Arauz L.

Recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI), hizo un nuevo ajuste de la tasa de crecimiento del PIB de Nicaragua para el 2019 reduciendo la tasa de crecimiento al -5.7%. En octubre del mismo año la estimación fue de -5.0%. Son tres las revisiones del FMI a lo largo de 2019 que este organismo ha publicado.  

El 29/10/19, una misión del FMI visitó Nicaragua para hacer las “consultas habituales” que prevé el Artículo IV del Convenio Constitutivo de esa entidad multilateral. El dato está en línea con lo que diferentes apreciaciones de economistas y entidades independientes de Nicaragua que dan seguimiento al país, entre ellos el COPADES, FUNIDES Y ECONOMISTVISION. Las apreciaciones de estas identidades coinciden al converger sus resultados para el 2019, éstos están en un intervalo del -8.0% y el -6.9%; contrario a las afirmaciones optimistas del Ministerio de Hacienda y el Banco Central.

Nicaragua continúa siendo hoy uno de los países más mas pobres, de economía reducida y distribución de la riqueza desiguales del mundo.  La economía nicaragüense representa el 4.2% del PIB conformado por las economías de loa países de Centroamérica, Panamá y República Dominicana. El valor agregado de todas estas economías se estima en US$ 362.032,1 millones para el 2019.

La recesión del país no obedece a factores externos ni económicos, sino a factores políticos institucionales que han afectado a la sociedad en general, cuyas justas reclamaciones han sido reprimidas a través de un Estado Policíaco y represivo. No obstante, las medidas del gobierno para sostener su permanencia en el poder, han sido de carácter procíclico las que han acentuado más la recesión: las inversiones han desaparecido, el consumo se ha contraído y los temores de los agentes económico se agrandan provocando pérdidas en la productividad y fracturando el tejido económico en general. Esta situación empeora aún más la laxitud institucional y el desarrollo de los fundamentos técnicos y económicos de la productividad. Este resultado se evidencia directamente en el enorme rezago comparativo de la competitividad de Nicaragua con sus vecinos en la región y demás países de América Latina.  Los indicadores institucionales sobre la libertad política, la administración pública y la corrupción han contaminado aún más las métricas de competitividad, adopción tecnológica, educación y la salud.

LA PROBREZA Y LA COMPETITIVIDAD DEL PAIS

Aunque los “maquillados” datos e indicadores económicos oficiales de medición de la pobreza indicaron una mejoría hasta en 2017, los datos del Foro Mundial de Competitividad y datos del Banco Mundial reafirman que la pobreza en el país se continúa manifestando de forma profunda, especialmente en los amplios sectores rurales y suburbanos. Leer en PDF documento completo.

Nicaragua-con-un-enorme-desafío-anclado-por-lastre-de-las-ideas-políticas-de-los-ochentaa

Nicaragua-con-un-enorme-desafío-anclado-por-lastre-de-las-ideas-políticas-de-los-ochentaa.docx