Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Organizaciones Académicas de MÉXICO lanzan herramienta que permite comparar por Estados la respuesta contra el Covid-19

El recién lanzado Observatorio Estatal para la Contención Covid-19 en América Latina permite comparar las políticas anti-epidemia aplicadas en cada una de las 32 entidades federativas de México, e irá incluyendo las del resto de los países de la región. Ver Enlace http://www.obscontencovid.info/

En la actual epidemia se están viendo reflejados los distintos ” Estados de México” dada la diferenciada aplicación de medidas contra el coronavirus, y lo interesante es que ello no se está dando en función del desarrollo económico, sino más bien conforme los gobiernos estatales han sido proactivos y han decidido arreciar los mensajes y políticas de distanciamiento físico.

Así lo planteó en entrevista la economista de la Salud, Felicia Knaul, quien coordina el recién lanzado Observatorio Estatal para la Contención Covid-19 en América Latina, el cual permite comparar las políticas anti-epidemia aplicadas en cada una de las 32 entidades federativas de México, e irá incluyendo las del resto de los países de la región.

Dicho observatorio desarrolló un índice de respuesta a la epidemia, el cual toma como base el Oxford COVID-19 Government Response Tracker (OxCGRT), herramienta desarrollada por la Universidad de Oxford que incluye siete medidas preventivas relevantes: cierre de escuelas, suspensión de actividades laborales presenciales, cancelación de eventos públicos, suspensión del transporte público, desarrollo de campañas informativas, restricción de viajes y viajeros dentro del estado y control de viajes y viajeros internacionales.

En el índice de políticas de contención, el promedio nacional para México en la última semana fue de 33, el cual está por debajo, por ejemplo, de Perú (56), Colombia (56) y Chile (42), de modo que el país tiene aún “oportunidades considerables de mejora en la aplicación de las políticas de distanciamiento físico”, observó la especialista.

Desarrollado bajo el auspicio del Instituto de Estudios Avanzados para las Américas de la Universidad de Miami, con la colaboración de académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) e integrantes de la sociedad civil, dicho Observatorio tiene igualmente la colaboración del Instituto de Métricas y Evaluación en Salud de la Universidad de Washington que trabaja a su vez en una proyección del rumbo que lleva la pandemia en América Latina.

La respuesta poblacional en términos de reducción de la movilidad. Para este último se basan en datos GPS en alianza con aplicaciones.

“Nuestro objetivo al ponerlo al alcance del público y sobre todo de las autoridades estatales es proveer información oportuna, que contribuya a tomar mejores decisiones hacia el futuro”, subrayó Knaul.

Entre otros hallazgos para el caso de México está que, aparte de la amplia heterogeneidad entre entidades, la mayoría empezaron a reducir la movilidad poblacional en forma tardía. Hasta el 20 de marzo, se presentaba una alta movilidad en por lo menos la mitad de los estados -incluyendo los de mejor desempeño como Nuevo León y Jalisco-, aun cuando ya habían transcurrido 20 días del primer caso confirmado en el país registrado el 27 de febrero.

En las últimas cinco semanas se empezó a generalizar la implementación de medidas para distanciamiento físico en varios estados y se ha ido reduciendo la movilidad poblacional en todo el país.

AEV/El Economista


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*