Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Realidades y recomendaciones que contribuyen a detener su propagación del Coronavirus. Las mascarillas que se venden en las farmacias limitan la penetración del virus en un 20%.

El número de infectados por coronavirus en todo el mundo se acerca a 100.000. El COVID-19 fue detectado en 76 países. No hay medicinas especiales contra este virus. Algunos creen que se calmará para el verano boreal, otros advierten de una inminente pandemia.

La cuarentena es realmente efectiva. La epidemia de coronavirus en China está disminuyendo. Registran algo más de 100 nuevas infecciones por día frente a los miles diarios de hace solo un mes. En otros países, la situación es todo lo contrario: si a principios de febrero fuera de China se detectaban unas pocas docenas de infectados por día, ahora son más de 2.000.

Tomar medidas de cuarentena realmente ayuda, aseguran los expertos. “Ahora es la única arma real contra el coronavirus. Funciona muy bien. Cuando las fronteras se cierran, la tasa de transmisión del virus disminuye. Si todo el mundo lleva máscaras y los centros docentes respetan la cuarentena, el patógeno simplemente no puede propagarse rápidamente”.

El portador del virus sin síntomas es contagioso. La mayoría de los especialistas limitan el período de incubación del COVID-19 a dos semanas (seis días y medio en promedio). El virus se transmite principalmente por vía respiratoria. Un solo enfermo puede infectar a otros en una población desprotegida, aparentemente a no más de tres personas.

Las mujeres en los últimos meses de embarazo que se infectan pueden no tener miedo de transmitirlo a su futuro hijo. Los médicos chinos lo demostraron tras observar a las mujeres que dan a luz por cesárea.

No más besos ni apretones de manos. Todavía no se dispone de datos precisos sobre la proporción de contactos directos en la transmisión del SARS-CoV-2. En Francia, donde ya se han registrado 423 casos de infección por coronavirus, el ministro de Sanidad, Olivier Veran, pidió a sus compatriotas que dejaran de darse besos como forma de saludo tradicional.

En Suiza, se recomendó evitar el apretón de manos. Mientras tanto, la directora del departamento de enfermedades pandémicas y endémicas de la OMS, Sylvie Brian, incluso propuso varias formas alternativas de saludo en su cuenta de Twitter.

Cómo usar bien las máscaras. Desde los primeros días del nuevo coronavirus, se ha planteado la cuestión de la eficacia de las máscaras. “Las máscaras, por supuesto, no son perfectas porque dejan pasar el aire por los lados. Pero si se pone lo más ajustado posible, el riesgo de infección se reduce bastante”. Sin embargo, muchos especialistas aseguran que las máscaras médicas no protegen contra los virus tanto como se suele pensar.

“Las mascarillas que se venden en las farmacias limitan la penetración del virus en un 20%. Además, hay que cambiarlas cada dos horas. En cuanto se moja, inmediatamente se vuelve inútil”, explicó Vitali Zvérev, jefe del Departamento de Microbiología, Virología e Inmunología de la Primera Universidad Médica Estatal Séchenov de Moscú.

Según el experto, se recomienda usar mascarillas en el transporte público o en los espacios donde trabajan muchas personas. Pero no tiene sentido ponerse mascarilla en la calle. “En primer lugar, las posibilidades de contraer el virus al aire libre son mínimas. En segundo lugar, la máscara dificulta la respiración, y si la gente tiene problemas de corazón o de pulmones, solo empeorarán”. El especialista recomendó lavarse las manos, limpiar las superficies con desinfectantes, no tocarse los ojos, la nariz ni la boca con las manos sucias, y si aparecen los síntomas de una infección respiratoria, quedarse en casa y llamar al médico.

Los antibióticos no ayudan. Definitivamente no se debe tratar el coronavirus con antibióticos, porque son medicinas que funcionan en las células y los virus no tienen células. A veces se prescriben antibióticos en caso de infecciones virales para prevenir complicaciones: evitar infecciones bacterianas. Pero no afectan a los propios virus. De momento, no hay medicamento que mate al nuevo coronavirus.

Sin vacuna ni pánico. Investigadores estadounidenses, chinos y franceses anunciaron el comienzo de los ensayos clínicos de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Sin embargo, es imposible hacer una vacuna muy rápido. “Hay que asegurarse de que la vacuna que inyectamos en el cuerpo humano al menos es segura, y esto lleva mucho tiempo”, señalas los expertos.

Para el verano boreal, esta epidemia habrá terminado y nos olvidaremos del coronavirus. “Eso es lo que le pasó al SARS en 2003. Hubo un brote y afectó a la gente. Pero todo terminó bien. Todavía no hay vacuna contra el SARS-CoV, y no le hace daño a nadie. Creo que la gripe estacional matará a mucha más gente durante este período que el coronavirus”.

AEV/AET


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*