Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Se ha desatado una fiebre especulativa detrás de la vacuna Covid-19 y de los tratamientos preventivos

La pandemia ha desatado una fiebre del oro detrás de la vacuna y de los tratamientos para prevenir y curar la enfermedad, pero aún sin conocerse la eficacia de los mismos. Las grandes multinacionales farmacéuticas han recibido enormes sumas de dinero estatal y han visto dispararse el precio de las acciones, con la obtención de fabulosas ganancias.

La denuncia la ha realizado la organización sin fines de lucro Lower Drug Prices Now, que aboga por bajar los precios de los medicamentos en Estados Unidos.  Por ejemplo, el Gobierno federal está invirtiendo miles de millones de dólares en el desarrollo de vacunas y tratamientos contra el COVID-19 y con pocas garantías de que estas medicinas puedan llegar a estar disponibles para los millones de personas que las necesitan indica el informe de cómo están usando las farmacéuticas los subsidios gubernamentales y los resultados de las pruebas para aumentar el precio de sus acciones y obtener ganancias sin la vacuna, la ONG presenta cifras escandalosas.

Según el estudio, de enero a agosto de este año, el valor de mercado de las ocho empresas biotécnicas en el índice S&P500 creció en 13.000 millones de dólares desde que el presidente de EEUU, Donald Trump, declaró el estado de emergencia a mediados de marzo hasta mediados de mayo. De esa forma, el valor de estas empresas superó los 600.000 millones de dólares.

En ese mismo periodo, solo tres de estas empresas —Moderna, Inovio y Vaxart— ganaron por lo menos 270 millones de dólares en ventas de acciones. “Algunas corporaciones están haciendo enormes ganancias con los saltos temporales en el valor de las acciones que les ofrecen una recompensa a corto plazo, aunque la vacuna no termine materializándose”, dice el texto.

Hasta ahora el Gobierno ha entregado 19.800 millones de dólares por contratación directa, sin competencia ni concursos ni condiciones. Esto les ha permitido a Big Pharma, como se conoce al sector farmacéutico, aumentar colosalmente su valor, lo cual se ha visto facilitado por la presencia de exejecutivos del sector en el entorno de la Administración Trump.

Las noticias de prensa que anuncian supuestos nuevos tratamientos o posibles avances en las vacunas contribuyen a este salto de las acciones, aun cuando las conclusiones clínicas no sean respaldadas después por científicos y médicos o aun si las compañías no tienen éxito.

De esta manera, aun cuando las vacunas no resulten viables o los tratamientos no sean exitosos, las grandes multinacionales no asumirán ninguna pérdida. Por el contrario, se habrán beneficiado con el salto del valor de sus acciones y la enorme publicidad que han recibido.

“La inversión del dinero de los contribuyentes en vacunas y tratamientos para el COVID-19 no debería ser utilizada por especuladores privados. Sería distinto si esto fuera financiado con dinero de los inversores, pero las multinacionales farmacéuticas obtienen su capital de riesgo para innovación e investigación fundamentalmente de fondos públicos”, señalan los autores del informe.

El programa de Trump para acelerar el desarrollo de la vacuna, llamado Operación Warp Speed (Velocidad de la Luz, en español), ha asignado ya 19.800 millones de dólares a través de contratos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédica (BARDA).

De acuerdo con datos del órgano que revisa las cuentas del Gobierno recogidos en el informe, 53% de estos contratos no fueron otorgados de manera competitiva, es decir, mediante concurso o licitación, sino como adjudicación directa.

Las ocho empresas listadas abajo han sido seleccionadas como las que tienen más posibilidades de desarrollar la vacuna contra COVID-19. Sin embargo, según el informe de Lower Drug Prices Now, dos de ellas nunca hicieron una vacuna antes, y Moderna nunca produjo una medicación.

Los flujos de recursos otorgados a una lista de firmas son las siguientes:

  • Sanofi/GlaxoSmithKline (GSK): 2.340 millones de dólares.
  • Pfizer: 1.900 millones de dólares para producir 100 millones de dosis de vacuna mRNA.
  • Novavax: 1.600 millones de dólares para vacunas.
  • AstraZeneca: 1.200 millones de dólares por 1000 millones de dosis de vacuna.
  • Johnson&Johnson: 456 millones de dólares para vacunas.
  • Moderna: 96 millones de dólares en tres aportes distintos para desarrollar vacunas mRNA.
  • Merck: 38 millones de dólares.

Además, corporaciones como Astrazeneca y Janssen (Johnson&Johnson) también están recibiendo más de 1.000 millones de dólares en fondos impositivos para desarrollar otras medicinas contra el COVID-19.

El índice NASDAQ Biotech Index, que mide a las empresas biotecnológicas, creció 20% este año, mientras que el índice S&P500 que incluye a todo tipo de empresas solo creció 0,4%.

El caso de la hidroxicloroquina fue emblemático: en EEUU se venden al año 5,6 millones de prescripciones de este medicamento para el lupus y otras enfermedades. Desde que Trump anunció que tomaba hidroxicloroquina, las prescripciones saltaron 46 veces, aunque la droga no había sido aprobada como tratamiento para COVID-19.

Bernard Marcus, de Job Creators Network, que lanzó una campaña a favor del medicamento. El grupo es financiado por PhRMA, el lobby de la industria, que incluye empresas como Teva y Mylan que proveen hidroxicloroquina. Las acciones de Mylan subieron 6% desde marzo y las de Teva saltaron 13% después de anunciar que iba a producir 6 millones de dosis por pedido del Gobierno.

En julio, el Gobierno Trump anunció un préstamo a la empresa de fotografía Kodak para fabricar hidroxicloroquina llevando a la compañía, que estaba en quiebra a aumentar 300% el valor de sus acciones.

La remuneración de los CEO de las grandes multinacionales y firmas se compone, en una parte minoritaria por el salario fijo, pero fundamentalmente de acciones de sus respectivas empresas.

 

Gracias al otorgamiento de fondos del Gobierno o de convenientes gacetillas de prensa sobre algún avance científico, aún si la droga nunca sale al mercado, los ejecutivos en cuestión alimentan el precio de las acciones para luego vender esas mismas acciones, en lo que parece ser una “manipulación de mercado”, alerta el informe.

Desde enero, el CEO de Moderna, Stephane Bancel, vendió más de 21 millones de dólares en acciones y, el Jefe Médico Tal Zaks ganó 35 millones. Desde mayo, el CFO Lawrence Kim vendió más de 13,5 millones de dólares.

Lo sorprendente es que Zaks parece estar liquidando sus acciones. “Es preocupante que un ejecutivo de una compañía que acaba de recibir más de 1.000 millones de dólares de dinero de los contribuyentes, esté saliendo de sus acciones rápidamente”, comenta el informe.

AEV/ https://www.lowerdrugpricesnow.org/nopandemicprofiteering/

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*