Apoye nuestro esfuerzo con una donación
Suscríbase a nuestros boletines

Un nuevo “superciclo” de precios de petróleo internacional se trasladarán a los consumidores en momentos difíciles por el Covid-19

Las economías importadoras netas de petróleo podrían experimentar un escenario incomodo por las perspectivas de alza en los precios del petróleo que se pronostican para el tercer y cuarto trimestre de 2021. Países con de elevada dependencia de esta materia prima serán afectados sus presupuestos y no tendrán mas que trasladar los precios al consumidor e incidir en los costos de producción, el transporte, la energía y los aprovisionamientos de otros recursos de consumo. Esta es la conclusión mas relevante que se desprende de los analistas y especialista del mercado de este producto.

Para la región de América Latina, es una buena noticia para países productores y exportadores como México, Brasil, Venezuela, Ecuador y otros. Sin embargo, no lo es para países importadores cuyo traslado de los márgenes de mayores precios se trasladarían sin objeción y “mecanismos estabilizadores” a la población consumidora en los bienes que invade esta materia prima a través de su cadena de producción.

De cuerdos a los datos internacionales (Bloomberg), la semana pasada hubo movimientos al alza de los precios internacionales del petróleo, en esta semana al día 14 de febrero, los precios vuelven a moverse alejándose de los máximos alcanzados hace unos días, luego de que la OPEP recortó nuevamente su pronóstico de demanda y la Agencia Internacional de Energía (AIE) dijo que el mercado seguía estando sobreabastecido. El barril estuvo al alza en las últimas semanas, en buena parte por la decisión de los productores de la alianza OPEP+ -que incluye a gigantes exportadores como Rusia y Arabia Saudita- de seguir recortando sus suministros para apoyar al mercado.
Sin embargo, la oferta mundial de petróleo sigue siendo superior a la demanda debido a los persistentes confinamientos impuestos por causa de la Internacional de la Energía (AIE), si bien las vacunas deberían ayudar a la recuperación de la demanda y permitir pronto a los productores bombear más crudo. “Con la previsión de un fuerte aumento de la demanda y un crecimiento todavía modesto de la oferta de los países no pertenecientes a la OPEP, se prevé una rápida reducción de las existencias durante la segunda mitad del año”. El organismo mantuvo en gran medida sus perspectivas de crecimiento de la demanda de petróleo en 2021, afirmando que pronto se invertirá el descenso registrado en el primer trimestre de este año respecto a los niveles ya bajos del último trimestre de 2020. No, obstante, hay coincidencia plena de que, a partir del tercer trimestre y cuarto trimestre de 2021, cuando la vacuna hay sido aplicada en la mayoría de los países de mayor consumo mundial, el precio podría dispararse a 70 dólares del barril.
Gráficos

Apenas unos días después de que uno de nuestros macro estrategas favoritos, Dylan Grice, predijo que el escenario está listo para ” un mercado alcista en el petróleo “, y el cuant de JPM Marko Kolanovic dijo que ha comenzado un nuevo superciclo de petróleo y materias primas, el petróleo está comenzando a recibir el mensaje, y ha subido más del 2% el viernes pasado.

Surgen algunas predicciones como la JPM que predice que una contracción corta sistemática y épica está a punto de desatarse el próximo mes en el petróleo. El El petróleo se fijó para una segunda ganancia semanal consecutiva, ya que la OPEP + continuó recortando la producción y el grupo espera una segunda mitad del año más fuerte, lo que para Bloomberg indica “que los inventarios globales enfrentarán fuertes caídas a menos que el cartel aumente la oferta”. De hecho, Irak dijo que es poco probable que la OPEP + cambie su política de producción en una reunión de marzo. Mientras tanto, en Estados Unidos, las existencias de crudo están en el nivel más bajo en casi un año.
“Según el análisis fundamental, es difícil argumentar a favor de mayores aumentos de precios, aunque se esta viendo optimismo en los mercados financieros en general”, dijo Hans van Cleef, economista senior de energía de ABN Amro. “Creemos que los precios del petróleo mucho más altos no son sostenibles y que los productores de petróleo comenzarán a aumentar la producción”.

Sin embargo, dejando de lado el escepticismo, una reciente recuperación comercial alcista de Goldman fue validada a medida que los tiempos de espera del Brent se ampliaron en una estructura de “backwardation” alcista, lo que ayudó a deshacer las acumulaciones de petroleo que se encuentran en tanques en tierra y en barcos. El margen de tiempo más cercano se negoció tan fuerte como 55 centavos el barril, mientras que los swaps vinculados al mercado físico del Mar del Norte pasaron de un descuento.

Mientras tanto, las preocupaciones sobre la demanda mundial continúan con la pandemia de Covid-19 que limita el consumo de combustible de China a EE. UU y la India, que son grandes consumidores de esta materia prima. La AIE recortó nuevamente su pronóstico de demanda para 2021, describiendo el mercado como frágil. Sin embargo, el petróleo se ha recuperado de las profundidades de la pandemia (después de cotizar brevemente a un valor negativo de – $ 43 / bbl el 20 de abril).

Dicho esto, una recuperación de la pandemia podría conducir a ganancias descomunales del petróleo: según BofA, la demanda de petróleo podría aumentar al ritmo más rápido desde la década de 1970 durante los próximos tres años, lo que podría disparar los precios del petróleo.

“Los temores inflacionarios están aumentando rápidamente y hay una cantidad histórica de capital que se filtra a través de los mercados financieros globales debido a todos los programas de estímulo”, dijo Ryan Fitzmaurice, estratega de materias primas de “Rabobank”, en una nota. Las grandes entradas en el espacio “hablan del hecho de que los inversores quieren poseer productos básicos en este momento y están dispuestos a pasar por alto algunos de los insumos fundamentales más débiles para centrarse en el panorama más amplio”.

No hay que perder de vista que FED de EE: UU el aumento del precio del petróleo es música para sus oídos por la sencilla razón de que uno de los mayores impulsores de los “breakevens” de 10 años es el precio del petróleo.
Y si hay algo que la Fed quiere más que nada, es crear la impresión de que la inflación está a punto de sobrecalentarse, lo que obligará a los estadounidenses a comenzar a gastar. Podría estar funcionando: El último informe de UMich encontró que las expectativas de inflación a 1 año aumentaron al nivel más alto desde 2014 (oilprice).

AEV/ Fuentes Varias


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*